Reflexión: La Rendición en la Biblia

jesusPOR SUSANA MORENO.-

“…PRESENTAOS VOSOTROS MISMOS A DIOS… Y VUESTROS MIEMBROS A DIOS COMO INSTRUMENTOS DE JUSTICIA” (Romanos 5:13) `Rendición’ es una palabra nada popular; evoca ideas de admitir la derrota o de abandonar el juego. En el mundo de hoy donde ganar lo es todo, la rendición es impensable. No obstante, es lo que más falta hace para la vida cristiana. ¿Por qué? Por dos razones:

(1) No confiamos en Dios lo suficiente

No te rendirás a Dios si no confías en Él, y no confiarás en Él si no estás convencido de que Él te ama. Si quieres saber lo que Dios siente por ti, mira a Cristo con sus brazos extendidos en la cruz, diciéndote; “Te quiero tanto como esto”

(2) No podemos admitir nuestras limitaciones

Una segunda barrera a la rendición total es nuestra incapacidad de admitir que nosotros no estamos a cargo. “…seréis como Dios…” 

(Génesis 3:5b).Nuestro deseo de “control” es la causa de tanto estrés en nuestra vida. Aceptamos nuestra humanidad intelectualmente, pero no en realidad. Cuando nos enfrentamos con nuestras propias limitaciones, reaccionamos con ira y resentimiento. Queremos ser más altos o más bajos, más inteligentes o más fuertes, más dotados, más guapos, o más ricos. Queremos tenerlo todo y hacerlo todo, y nos trastornamos cuando esto no ocurre. Cuando nos damos cuenta que Dios ha dado a otros atributos que nosotros no tenemos, respondemos con envidia, celos y autocompasión.

¿Cuál es la respuesta?, podrías preguntar. Jesús dijo: “Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame” (Lucas 9:23).Rendirte a Dios es algo que haces cada día – ¡y a veces cada hora!

Recent Posts