Cennect with us

Opiniones

¿Por qué tanto odio a Balaguer?

Publicado

en

ROBERTO BRITO (para articulo)

 POR ROBERTO BRITO ([email protected]).-

La politóloga Rosario Espinal es una mujer con un profundo odio a todo lo que le huele a Joaquín Balaguer, a tal punto que cuestiona que una simple parada del Metro de Santo Domingo lleve el nombre de ese dominicano extraordinario que hizo tantos aportes  a la democracia y al desarrollo del país. Incluso lo llama “Sencillamente aberrante”, como titula su artículo publicado hace unos días en el periódico Hoy.

Muchos se hacen la misma pregunta a propósito de los constantes ataques de Espinal contra el líder histórico del Partido Reformista Social Cristiano: ¿Por qué tanto odio a Balaguer?

El extinto líder reformista no solo se merece que a una parada de la Línea 1 del Metro se le dé su nombre. Deberían honrar con su nombre el Aeropuerto Las Américas, Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, El Acuario de Santo Domingo, Faro a Colón, Presas de Jiguey-Aguacate y Complejo habitacional Hoyo de Chulín y las avenidas  Winston Churchill, Abraham Lincoln, Sarasota, Luperón y 27 de Febrero.

También se puede honrar con el nombre de Joaquín Balaguer el Acueducto Cibao Central y Valdesia, Palacio de Justicia de Santiago, Plaza de la Salud, Palacio de los Deportes de Santiago, Teatro Nacional, Catedral de La Vega, Basílica de Higuey, Teleférico de Puerto Plata, Parque Mirador Norte, Teatro Regional del Cibao,  el Huacal y los proyectos habitacionales de Los Rios, Los Mameyes, El Pensador, Villa Juana, Villa Francisca, San Carlos y todos los que se levantaron en todo el país, que fueron muchos con la clara decisión de enfrentar el déficit habitacional. Pero también los  canales de riegos y cientos de obras construidas en sus gobiernos.

La inmensa mayoría de los dominicanos valora en su justa dimensión los buenos gobiernos de este hombre que prácticamente construyó el país en los 22 años que dirigió la nación.

Fue un gobernante con grandes cualidades humanas y políticas, que sembró el país de obras esenciales para mejorar la calidad de vida de los dominicanos, como escuelas, hospitales, presas, caminos vecinales, acueductos, policlínicas y miles de viviendas en los más apartados rincones del territorio nacional.

Desarrolló la Reforma Agraria, entregándole tierra a los campesinos y proyectos habitacionales para que vivan con dignidad junto a sus familias. Con esta política social, ampliamente aplaudida por la sociedad, Balaguer  prácticamente neutralizó a la izquierda dominicana, que tenía como bandera de lucha el reclamo de la tierra para los que verdaderamente la trabajan.

Se preocupó siempre por los sectores más desprotegidos de la población. Valoró a la mujer y la juventud dominicana, sectores a los que siempre dio las mejores oportunidades en sus administraciones.

Aberrante, señora Rosario Espinal, es comparar a un demócrata a carta cabal, como lo fue Joaquín Balaguer, con un dictador. Balaguer ganó en buena lid cada proceso electoral que le permitió dirigir los destinos de la República Dominicana, comenzando en los comicios de 1966. Y lo propio ocurrió en 1970 y 1974.

Un buen demócrata reconoce cuando pierde la victoria del adversario, y tal fue lo que hizo Balaguer cuando el pueblo prefirió darle la oportunidad, en 1978, a Don Antonio Guzmán Fernández, del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Y volvió a reconocer la derrota en 1982 frente a Salvador Jorge Blanco, también del PRD.

Pero volvió a ganar de manera limpia las elecciones de 1986 y repitió la misma hazaña en 1990 y 1994.

¿De qué vale la opinión personal de la antibalaguerista Rosario Espinal, cuando la mayoría de los ciudadanos decentes, sin odios ni rencores han seleccionado a Joaquín Balaguer como el político más admirado y valorado en la República Dominicana?, de acuerdo al estudio de la prestigiosa firma Gallup.

Es mejor dejar de escribir sandeces  cuando no se tiene  temas para escribir un artículo o un análisis para un medio de tanto prestigio como el Hoy. Y cuando los haga debe hacerlo con neutralidad y objetividad.

Centinue Reading
Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados cen *