Cennect with us

Opiniones

¿Por que yo? y ¿Y por qué ahora?

Publicado

en

photo articulo-1 POR LEONARDO GIL.-

“Es el talante personal el que constituye el más firme medio de persuasión”. Aristóteles. La Retórica

En nuestra experiencia en el oficio de la consultoría política muy a menudo nos hemos encontrado con candidatos que se quedan petrificados cuando en una primera sección de trabajo le preguntamos ¿Por qué usted quiere ser candidato? ¿Por qué crees que este es el momento preciso para usted aspirar a esa posición? ¿Si usted fuera un ciudadano común votaría por alguien como usted? ¿Qué usted cambiaria o mejoraría si alcanzara la posición? ¿Se siente usted preparado para el cargo al que aspira? ¿Conoce usted las funciones del cargo para el cual aspira? Pero la mayoría de las veces estas preguntas no tienen respuestas o al menos respuestas coherentes, espontaneas y certeras.

Imagínense que un candidato sea abordado por algún medio de comunicación con estas preguntas y que no las tenga claras al momento de responder, podría ser catastrófico en el inicio de cualquier campaña, sobre todo si los estrategas del oponente saben sacarle partido a eso.

El primer ejercicio de un candidato antes de salir al ruedo es tener bien definidas las respuestas a estas preguntas de manera convincente, certeras y emotivas, de tal manera que convenza y contagie a su entorno más cercano como punto de arranque incluyendo a su familia, sabiendo que una campaña política es un ejercicio de comunicación, que el candidato es parte del mensaje y que en la misma todo comunica y el que mejor comunique moviendo emociones tendrá más posibilidades de éxito.

Si bien es cierto que el elemento investigativo es indispensable a la hora de armar una estrategia electoral, no menos cierto es que esta estrategia no puede dejar de lado la visión y el pensamiento del candidato así como su propuesta, de ahí que los consultores a la hora de elaborar un tema, un slogan y un mensaje en una campaña, deben tener estas respuestas claras y definidas departe el candidato, y con esto en mente proceder con el desarrollo del plan de campaña,

Cuando definimos el perfil ideal de un candidato para una posición determinada, lo que hacemos es maximizar las buenas cualidades que tenga como candidato y minimizar debilidades, de esta manera se nos hace más fácil convertir sus amenazas en oportunidades ya que el candidato forma parte intrínseca del mensaje en una campaña electoral.

En un proceso de campaña electoral participan candidatos nominados por partidos políticos que tienen principios y programas distintos, pero también cada candidato en sí mismo, encarna valores, intereses y posiciones políticas propias. Cuando no existían partidos, los atributos personales de los candidatos que competían en una elección servían a los ciudadanos como referencia única para decidir su voto. Al organizarse los partidos, la gente podía identificarse con su ideología y votar por el partido de su preferencia casi sin reparar en los candidatos. Pero con el uso de la televisión, la radio, las redes sociales y todos los medios de comunicación no convencionales usados hoy en las campañas electorales, nuevamente los atributos personales de los candidatos, proyectados estratégicamente en imágenes, son los únicos que pueden tomar en cuenta para votar la mayoría de los electores. Es decir, la persona, el candidato, fue y vuelve a ser el centro y la razón de ser de toda campaña electoral. Por eso, en él están todas las potencialidades y todas las limitaciones de una campaña. Dicho de otro modo, el mensajero importa tanto o más que el mensaje, y en las campañas electorales, el candidato es su mensaje principal. Se dice que Goebbels el jefe de propaganda Nazi, cuando le preguntaban cómo lograba enardecer y adormecer a las masas, respondía: “Mi mejor arma se llama Hitler”.

Sabiendo que el primer recurso de la campaña negativa es desacreditar al mensajero para restar credibilidad a su mensaje es que recomendamos que antes de comenzar su campaña el candidato debe tener bien definido ¿Por qué yo? Y ¿Por qué ahora?

Correo electrónico: [email protected]

Centinue Reading
Publicidad