Cennect with us

Opiniones

¡Que no colapse nuestra democracia!

Publicado

en

POR CARLOS NINA GOMEZ ([email protected]).- 

Cada segundo que usted entra a la Internet, para leer los periódicos digitales -varios de los cuales también son impresos, diarios de papel- se encuentra con noticias relacionadas con el fracaso de las pasadas elecciones municipales.
La principal información, registrada tras el colapso de la cita electoral, en la que deben elegirse nuevas autoridades (como alcaldes, vicealcaldes y regidores), narra precisamente la suspensión de esos comicios.

Como ciudadano que respeta la democracia y el juego de las ideas políticas, cerca de las once y cuarenta minutos antemeridiano del domingo 16 de febrero, iba rumbo al lugar donde me toca ejercer mi derecho al voto.

Pero en el camino -¡oh, y qué negativa sorpresa-! escuché un reporte transmitido por una estación de radio en el que se informaba que “por disposición de la Junta Central Electoral las elecciones municipales han sido suspendidas”. Ya todos conocen la principal razón por la que el pasado domingo no hubo comicios municipales.

En mi artículo del pasado viernes, víspera de esos comicios, escribí que de acuerdo con lo informado –y lo hizo de manera categórica- por el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, “todo estaba listo para las elecciones municipales”.

Aunque nunca dudé de la declaración de Castaños Guzmán, quien también dijo que con el voto automatizado “todo va a salir bien”, escribí que la JCE tenía que garantizar unas elecciones limpias, transparentes y que no ocasionaran traumas, como ocurrió en las primarias del seis de octubre de 2019.

Precisé sobre la gran responsabilidad del organismo colegial para que no se produjeran problemas, en especial con el llamado voto automatizado.

Resumí mi artículo así: La realidad es que la JCE es la que tiene que garantizar la total limpieza de los venideros comicios. El éxito o fracaso deberá ser atribuido al organismo colegiado. ¡A nadie más!

No voy a “sepultar” a Castaños Guzmán por no haberse concretado su afirmación de que se iban a celebrar unas elecciones “sin ningún inconveniente”

Tampoco soy partidario de que por la crisis que se vive por el fracaso de las elecciones municipales los miembros de la JCE deben renuncia. ¡O que los quiten!

Esa no es la solución a la crisis electoral. Pero sí exigir que para el 15 de marzo no se repita lo que hoy estamos lamentando.
Porque lo que está en juego es el estable sistema democrático dominicano. ¡No permitamos que colapse nuestra democracia!

Centinue Reading
Publicidad