Cennect with us

Noticias

Las bases peledeístas entre el paraíso y el infierno

Publicado

en

Por Pascual Ramírez.-

Para el Partido de la Liberación Dominicana como organización partidista, la suerte está echada, y el Chapulín colorado que escogieron para ir en su rescate hace lo mismo que el personaje del chipote chillón: todo le sale al revés por las tonterías y barrabasadas que comete ‘sin querer queriendo’. A ese antihéroe de la famosa serie mexicana las cosas nunca le salen como las planea dentro de su esquema de idiotez.

Cuando se dispone a arreglar lo que hace es que desarregla; cuando busca mejorar algo, en realidad lo empeora y los remedios que aplica son peores que la enfermedad. Así mismo pasa con el candidato ilegitimo del presidente saliente. Porque él mismo, junto con su patrocinador, es el problema. Y la solución ahora hay que buscarla afuera para salvar a los de adentro. Esa solución se llama Leonel Fernández y el partido La Fuerza del Pueblo.

En las pasadas elecciones municipales los peledeistas de las bases recibieron un adelanto de lo que le vendrá el 5 de Julio si no se sacuden de la inercia que todavía mantiene a muchos dentro de un partido que está agotado y ya no tiene nada que dar en términos de esperanza y razón para quedarse. Y todos los días su candidato presidencial y  la torpe conducción política de su alta dirigencia lo único que ofrecen son motivos para irse.

Tras la salida forzosa de Leonel Fernández y el desastroso manejo político de sus directivos, el PLD quedó herido de muerte, resquebrajado como un edificio a punto de caerse por la profundidad de sus grietas. Y hasta donde tengo entendido, las bases de ese partido no tienen vocación suicida para quedarse ahí dentro, esperando hasta el final que el viejo edificio morado se le desplome encima.

¿Y quién podrá defenderlas? ¿Quién puede hacerlo? Quien cuenta con la capacidad, el liderazgo y la experiencia para rescatarlas del marasmo en que las metió el danilismo y su falso héroe que lo único que sabe hacer bien son las payasadas, que podrían hacernos reír si no fuera porque están poniendo en riesgo la suerte de millares de peledeístas que van a quedar a la intemperie, sin empleos y sin esperanza de volver al poder durante varios cuatrenios.

El daño que el danilismo y la cúpula palaciega le han causado a ese partido, le augura varias décadas en la oposición, si es que no quedan pulverizado en el trayecto como ha pasado con el PRD y el PRSC que, no han podido recomponerse ni levantar cabeza después de haber sido hegemónicos en el escenario político nacional.

En cambio, el ‘funcionariato’ de este gobierno, la cúpula peledeista, y su presidente ya tienen fortunas amasadas para vivir cinco vidas, y si resucitaran después, todavía no se les acabaría el tesoro. ¿Y las bases, pueden darse ese lujo?

Por eso, esas bases están intuyendo que el PLD no tiene posibilidad alguna de ganar las próximas elecciones. Saben que a nadie en su sano juicio se le puede ocurrir que un partido dividido en dos pueda, en las actuales circunstancias, ganarle a una oposición política que tiene años construyéndose contra el PLD. De modo, que la única alternativa sabia es reunificarse alrededor de la pujante candidatura del doctor Leonel Fernández.

Entre las bases peledeista y Leonel Fernández no existen distancia. Los miembros de la Fuerza del Pueblo son sus hermanos. Con ellos convivieron toda una vida, nada los separa. Leonel ha sido enfático en que en un gobierno suyo, las bases del PLD tienen un espacio seguro, pero además, fue Leonel quien las llevó al poder, las ha mantenido en el poder, y ahora es también quien podría lograr que se preserven en el poder, derrotando desde adentro a  quien amenaza su bienestar: Danilo medina.

Los peledeístas de las bases deben verse en el espejo de aquellas alcaldías en donde han sido acosados y sacado por los nuevos amos, en forma humillante. De modo, que deben extrapolar, pero a un nivel masivo, esa experiencia para saber lo que les espera cuando llegue la hora oscura de la repartición del látigo contra ellos.

De modo que las bases y la dirigencia media del PLD  están ante el dilema de aguardar a que el barco termine de hundirse o saltar a tiempo, agarrándose del salvavidas que les ofrece el auténtico líder de ellos y de La Fuerza del Pueblo, el Dr. Leonel Fernández.

Las bases deben decidir, si siguen en el poder con Leonel o perder todo lo que tienen y han logrado. Si morder el polvo de la derrota o saborear las mieles de la victoria. Si esperar a que se las coman los tiburones hambrientos de cargos o aferrarse a las sólidas cuerdas de salvación que ofrece Leonel. Y sabemos que tendrán la inteligencia suficiente para distinguir entre el éxito y el fracaso, entre el triunfo y la derrota, entre el paraíso o el infierno, entre la perdición o la salvación. ¡Están a tiempo!

Centinue Reading
Publicidad