Cennect with us

Opiniones

Para que puedas comprar o vender tu casa, el país debe estar bien dirigido

Publicado

en

Por Lic. César Fragoso.- 

Mis más de 35 años de experiencia en el sector de los Bienes Raíces me han dado el privilegio y la suerte de colaborar con muchas personas en lo que ha sido el proceso de comprar o vender sus propiedades, en especial sus viviendas.

Desde los tiempos en que en la República Dominicana no existían las grandes franquicias de Brokers internacionales especialistas en las intermediaciones inmobiliarias, quien les escribe, por sus funciones de Vice-Presidente de Negocios, en la que en ese entonces era la “Mayor en Bienes Raíces” del país, marcaba las pautas de lo que sucedía en el sector inmobiliario del mercado nacional.

Era normal que connotados periodistas como Melvin Matthews, José Romero, Mirtilio Feliz Peña, Miledy Abreu, José Javier, Carmen Carvajal, Veri Candelario, entre otros, se dieran cita en mi oficina para hablar de lo que había sucedido en el pasado reciente de ese momento, lo que estaba pasando en aquel presente y lo que sucedería en el futuro inmediato con los Bienes Raíces en nuestro país.

Eran los tiempos de los medios escritos en papel, todavía no existían las redes sociales, ni los periódicos digitales, razón por la cual, tengo en mi poder los recortes de la mayoría de esas entrevistas, a disposición de quienes quieran analizar la historia y confirmar mis aseveraciones.

Estos primeros párrafos vienen al caso, debido a que el día 5 de julio del corriente año, los dominicanos elegiremos a nuestro próximo Presidente Constitucional para el período 2020-2024.

Por esa razón, como Asesor Inmobiliario que soy, me veo en la obligación de decirle a las personas que tienen planes de comprar una vivienda en nuestro país o de vender cualquier tipo de bien raíz, que deben ser extremadamente cuidadosos al momento de seleccionar a nuestro futuro Presidente.

El mercado inmobiliario dominicano que durante el devenir de los años ha tenido sus altas y bajas, se encuentra en este momento en la cúspide de su evolución, con un movimiento, a pesar de la pandemia, digno de ser envidiado por cualquier país del mundo que, al igual que nosotros, se encuentre afectado por el coronavirus.

Con excepción del recién pasado mes de mayo, donde la sorpresa de la paralización nos tomó a todos desprevenidos y hubo una baja significativa en el movimiento de compra y venta de inmuebles, hasta el mes de abril hubo una gran cantidad de ventas y, en lo que va de junio, se ha notado un acelerado reinicio de la actividad con un cierre continuo de ventas por parte de la mayoría de los interventores del mercado inmobiliario.

Ese nerviosismo positivo en las operaciones mercantiles de los Bienes Raíces, se da por varios factores entre los que podemos mencionar: La intervención directa del Gobierno que dirige el Lic. Danilo Medina a través de la eliminación de los impuestos mediante los llamados Bono Tierra y Bono Itbis, en las llamadas viviendas de bajo costo.

La puesta en práctica de la nueva Ley del Fideicomiso. Las grandes erogaciones del dinero del Encaje Legal que el Lic. Héctor Valdéz Albizu, Gobernador del Banco Central de la República Dominicana y la Junta Monetaria, han puesto en las bóvedas de los bancos comerciales y las asociaciones de ahorros y préstamos para ser colocados a bajas tasas de interés, tanto para la compra como para la construcción de viviendas.

A la confianza que tiene la Diáspora Dominicana en nuestras autoridades y que está aprovechando las variaciones en las tasas del dólar y el euro para comprar sus viviendas en nuestro país y, sobre todo, a la tranquilidad que nos da tener un Gobierno experimentado en el manejo de la Cosa Pública, que ha sabido dar los pasos de lugar y tomar las medidas correctas que nos han permitido tener una aceptable estabilidad macroeconómica, a pesar de la desaceleración creada por el coronavirus y, muy en especial, a los sectores políticos empresariales que están jugando a la desestabilización de nuestra economía mediante una presión contínua en la búsqueda del dólar.

Aquí entra seriamente lo relacionado al título de este escrito.

Muchos dominicanos y dominicanas que aún no tienen su techo propio, podrían correr el riesgo de NO llegar a tenerlo si la República Dominicana cae en las manos de los que hoy quieren confundirnos hablándonos de un supuesto cambio en la dirección del Estado.

Basta con leer un poco de nuestra historia para saber lo que sucedió en los tres des-gobiernos que hemos tenido bajo la tutela de los amigos del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Si. Me veo en la obligación de volver a decirles que esos mismos que nos están hablando de cambio y que nos quieren hacer ver que ellos son los que les convienen al país, las tres veces que nos des-gobernaron en los períodos 1978-1982, 1982-1984 y 2000-2004, paralizaron el desarrollo de nuestra economía y mataron el sueño de tener sus viviendas a muchos de nuestros compatriotas.

En esta oportunidad solo les recordaré lo acaecido en el 2000-2004 bajo la dirección del Estado por el PRD y el Ing. Hipólito Mejía, período en el que, con excepción de los funcionarios de su propio des-gobierno, los cuales sí supieron comprarse grandes mansiones, el resto de nuestros conciudadanos vió eliminadas sus posibilidades de llegar a tener su vivienda.

Centinue Reading
Publicidad