Categorias: Opiniones

A rajatabla: Espoleta de la ley

Por Orión Mejía.-

La Ley de Extinción de Dominio es un estatuto imperial diseñado para  contener flujos de capitales o activos en la región generados por la corrupción, narcotráfico, terrorismo, trata de blanca y evasión fiscal, por lo que no puede ser considerada como un arma jurídica para ser aplicada con fines de obtener provecho político.

Ese estatuto es una iniciativa del Programa de Asistencia Legal en América Latina y el Caribe (Laplac) y de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, cuyo objetivo es el decomiso sin condena de activos generados por los referidos ilícitos penales.

Desde hace más de una  década,  distintas agencias de Estados Unidos, junto a Naciones Unidas (ONU) y Organización de Estados Americanos  (OEA) impulsaron acuerdo de cooperación para derribar en América Latina barreras jurídicas que impiden acciones conjuntas contra el narco, terrorismo, trasiego de humanos, corrupción y evasión fiscal.

Es en ese contexto que emerge la Ley de Extinción de Dominio que otorga al Estado facultad por vía jurídica expedita para proceder asumir la titularidad de activos de cualquier naturaleza procedentes de esos ilícitos. Más que una ley, es una institución juridica de última generación

La adecuación  de  esa ley  en República Dominicana no sería igual que  en Colombia,  donde se hizo énfasis en  el narcotráfico y   el terrorismo, ni sería similar a México, donde la trata de blanca constituye, junto al narco y el terrorismo, un  flagelo mayor.

Aquí se habla esencialmente de peculado que,  aunque  constituye uno de los ilícitos atacados por esa ley, posee un tiente político coyuntural en su abordaje, persecusion y condena, tanto en lo referido a la  aplicación de sanciones aflictivas e infamantes, como en el decomiso de  activos.

La sociedad ignora el contenido  de lo que en el Congreso una mayoría legislativa pretende aprobar, aunque razonablemente se debería atender sugerencias de la Banca, empresariado y gremios profesionales sobre posibles falencias que deben ser extirpadas antes de la aprobación de ese estatuto.

Lo deseable sería que la Ley de Extinción de Dominio sea  aprobada y promulgada con el concurso o acuerdo de partidos, empresariado, sociedad civil, y academias, pero primero  todos deberían admitir  sus pecados, incluido los luteranos.

Esa ley, adaptada al ordenamiento jurídico interno, sería  de mucho provecho para la transparencia y la democracia, pero debería advertirse del peligro que supondría si intereses partidarios coyunturales la convierten en afilado machete político con el solo de cercenar cuellos de  adversarios.

Orión Mejía

Orión Mejía es periodista, abogado, escritor, analista político y productor de los programas "Tiempo Medido" y "A Rajatabla"

Noticias recientes

Inservible carretera comunica Villa La Mata, Los Corozos, Las Canas y Fantino

Por Rafael Aridio Hidalgo G. COTUI, provincia Sánchez Ramírez.- En días pasados, haciendo el recorrido…

10 mins ...

PRSC escoge a Ramón Rogelio Genao y Pedro Botello como voceros en el Senado y la Cámara de Diputados

SANTO DOMINGO. -  El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) escogió al senador Ramón Rogelio Genao…

30 mins ...

Dirigentes PRSC de provincia Valverde piden renovación de la dirección nacional del partido

Reclaman que el Partido Reformista se active y se organice para su participación en las…

3 horas ...

Pro Consumidor sancionará con multas a negocios cobren el 10% de propina de comida para llevar

SANTO DOMINGO.- El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor) emitió una…

3 horas ...

Genao pide al Gobierno aprovechar el Censo Nacional para cuantificar y ubicar carga migratoria

Santo Domingo.- El senador del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Ramón Rogelio Genao, pidió al…

4 horas ...

Pacheco confía se pueda aprobar controversial ley del Código Penal

Santo Domingo.- El presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, declaró este domingo que…

4 horas ...