Cennect with us

Opiniones

 El periodismo de ahora y la verdad siempre (3)

Publicado

en

 POR CARLOS NINA GOMEZ
([email protected])

El ejercicio del periodismo es quizás la profesión más compleja porque sus trabajadores están siempre en el ojo de toda la gente que busca estar informada con veracidad real.. Al periodista, por  ser un ente público, no le “luce” cometer pifias.

Y es que el periodista, en cualquier circunstancia, debe tratar de hacer su trabajo de manera limpia, profesional y apegado a todas las reglas que norman el oficio y, además, trazarse como meta de ser un paradigma de la sociedad que le ha tocado vivir.

En la entrega anterior cito, como especie de referentes del buen desempeño del periodismo, a veteranos comunicadores que brillaron en décadas pasadas, pero también a otro experimentado grupo que en esta etapa de la modernidad comunicacional se mantiene activo, sin violentar los postulados y ética que tienen que imperar en la profesión.

Estelares periodistas que ya no ejercen, pero también otros que todavía están  en pleno ejercicio, (lamentablemente muchos fallecidos) e igualmente tienen espacio en la presente serie de artículos.

Periodistas con la calidad y reciedumbre como Leo Reyes; Lipe Collado;  Alvaro Arvelo; Santiago Estrella Veloz; Bonaparte Gautreaux Piñeyro; Nelson del Castillo; Ramón Emilio Colombo; Angela Peña; Dorys Pantaleón; Manuel  A. Quiroz;  Héctor Linares; Gustavo Olivo Peña; Nelson Marrero; Claudia Fernández Lerebours; Roberto Marcallé Abreu; Oscar López Reyes; Nelson Encarnación; Claudio Cabrera; José Rafael Sosa; Luis Pérez Casanova; Manuel Jiménez; Orión Mejía;  Adalberto Domínguez;  Luis Encarnación Pimentel; Claudio Matos; Héctor Julio Hernández; Amín Cruz; Cristhian Jiménez;  Roberto Brito; Adriano de la Cruz; Ramón Puello Báez; Húmber Suazo; Elsa Expósito; Nelson Encarnación…

Anoten también estos nombres de nacionalidad cubana, pero «aplatanados» en República Dominicana y que, desde hace bastante tiempo, son hijos de la patria de Duarte, Sánchez, Mella, Luperón y Caamaño Deñó.  Me refiero a Luis Beiro y Alfonso Quiñones Machado. ¡Dos periodistas con solidez intelectual!

En toda mi estancia en este oficio -ya alcanza 43 años- he abogado porque en los medios noticiosos locales se trabaje con el accionar impoluto y sin dejarnos atrapar por la pusilanimidad. Que es lo mismo que escribir a cambio de un miserable beneficio personal. La nueva generación de periodistas debe emular a los veteranos profesionales con la calidad más alta. Resaltar, además, que un respetable grupo de la prensa nacional está conteste de que el periodismo que se ejerce en nuestro país debe revisar algunos procederes (¿?) de periodistas de conducta cuestionable.  Son periodistas sin vergüenza, con actitudes negativas las cuales contrastan con el buen desempeño que norman los principios y la ética.

Continuará…

Centinue Reading
Publicidad