Cennect with us

Noticias

Se avizoran «turbulencias» en PRD y PLD por candidatura presidencial de cara 2016

Publicado

en

imagenes partidos

POR LA REDACCION.

Aún sea   extemporáneo,  desde ya en dos de los tres principales partidos políticos del sistema,  el Revolucionario Dominicano (PRD) y  el de la Liberación Dominicana (PLD), las piezas del ajedrez comienzan a cotejarse, avizorando «turbulencias» que en su interior se avecina por la candidatura presidencial para las elecciones de 2016.

 

Si bien el PRD todavía se revuelve en una maraña, y el PLD disimula muy bien la suya,  en ambas organizaciones políticas los aspirantes   se reproducen como la verdolaga, aferrados a la falsa idea de que los dos “pesos pesados” del partido blanco y del morado, por distintas razones,  están descalificados  para ser candidatos en los comicios venideros.

 

El surgimiento de un nuevo liderazgo que algunos visualizan en que en ambas organizaciones, no es más que un espejismo, pues lo cierto es que  su desarrollo estaría sujeto a  la “bendición” que decidan darle  los ex presidentes  y aspirantes sempiternos en el PRD y el PLD,  Leonel Fernández e Hipólito Mejía, respectivamente.

 

EN EL PRD

 

Hasta ahora solamente han sacado la cabeza el presidente del partido, Miguel Vargas Maldonado, y Luis Abinader, quien fuera el candidato vicepresidencial del partido blanco en las elecciones de 2012, pero lo cierto es que en el PRD los aspirantes a la candidatura presidencial para los comicios del 2016 podrían llegar a la decena, con otros  “gallos tapados”  que  están a la espera de  una coyuntura política que les permita colarse.

 

Sin embargo, aferrados como están Vargas Maldonado y Mejía a la franquicia del PRD como si se tratara de una “patente de corso” a la que tienen derecho por los votos que  como candidato presidenciales obtuvieron,   el primero  en las elecciones  del 2008 (40.48%), y el segundo en el 2012 (46.95%), difícilmente en el partido del “jacho” haya oportunidad para otros.

 

Esto, por una razón muy simple: si  el grupo que dentro del PRD lidera Mejía  celebrare  este año la Convención para elegir  las nuevas autoridades de ese partido , con los precedentes habidos, esta sería desconocida por los dos órganos competentes para decidir sobre ese tema,  léase la Junta Central Electoral (JCE), y el Tribunal Superior Electoral (TSE).

 

Si como se propone Vargas Maldonado celebrar la Convención con un nuevo padrón de militantes en el 2014 cuando sostiene termina su gestión como presidente del PRD, Hipólito Mejía   y su grupo se verían obligados a formar tienda aparte o se irían en desbandada.

 

Ante esa eventualidad, y  la imposibilidad de formar en tan poco tiempo un nuevo partido, a Mejía no le quedaría otro camino que cobijarse  bajo las alas de  alguna de las organizaciones políticas que  apoyaron  su candidatura presidencial en los pasados comicios, que como se ha rumorado, podría ser el Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) que dirige su compadre Hatuey Decamps.

 

En ese caso, Abinader  tendría que seguir a Mejía y posponer sus aspiraciones presidencialistas, o, reconciliarse  y negociar con Vargas Maldonado, a quien dejó por Hipólito Mejía a cambio de la candidatura vicepresidencial en los pasados comicios.

 

Pero a Vargas, no sería mucho lo que le quede del PRD, y probablemente tenga que hacer  pública esta vez,  su alianza con gente del Partido de la Liberación Dominicana.

 

EN EL PLD

 

Aunque no lo aparente, el partido de la berenjena está más morado que nunca; y es que en el PLD,  aspira el que estuvo, los que no están, y el  que está  también  tiene su candidato.

 

Impedido  de una repostulación, y abierta todavía la herida  de la dura y  larga lucha que tuvo que librar en su propio partido para poder alcanzar al solio presidencial, el presidente Danilo Medina es seguro que  volverá a luchar para que el PLD conserve el poder más allá del 2016, pero indudablemente que tendrá sus reservas sobre quien debe ser el candidato.

 

Si como también se rumora en los círculos políticos, Medina respaldaría a Reinaldo Pared Pérez como candidato presidencial, y este  tendría que enfrentar en las primarias internas del PLD, al  ex presidente Fernández, considerado siempre como el mejor activo del partido oficialista, y  quien conserva  intacta su poderosa maquinaria política dentro y fuera de la organización.

 

De otro lado, están las aspiraciones de Margarita Cedeño de Fernández, quien no se niega ha ido escalando peldaños, pero el  “boom”  que alcanzó  cuando era  Primera Dama, parece haberse desinflado en la Vicepresidencia de la República, desde  donde

continúa haciendo labores sociales  pero no con la misma intensidad y alcance que cuando  su Despacho de la Primera Dama manejaba a discreción RD$660 millones del Presupuesto público. Y demostrado esta que   en República Dominicana  las dádivas y prebendas   son las que mueven  la política.

 

Pero además , Cedeño de Fernández tendría que contar con el aval de su esposo, el ex presidente Fernández, quien de seguro no  está dispuesto a pasar más de cuatro años fuera del poder.

El otro aspirante a la candidatura presidencial del PLD conocido hasta ahora en el PLD es el Procurador Domínguez Brito,  hombre de confianza también del presidente Medina; pero si como ya se dice, la incipiente promoción del presidente del Senado y secretario general del partido oficial se gesta desde el Gobierno mismo, tendrá que esperar hasta el 2020.

 

Al inquieto Temístocles Montás, le “cercenaron” la cabeza desde que la sacó y tuvo que desmentir que estuviera en aprestos de buscar la candidatura presidencial de su partido para el 16.

 

El  mensaje parece haberle sido enviado al afable Temo  desde  la Casa de Gobierno a través del Ministro de Estado para las Políticas de Integración, Miguel Mejía, quien incluso lo mandó a ocuparse de sus funciones  como Ministro de Economía Planificación y Desarrollo, Temístocles, o a renunciar del cargo que desempeña en el Palacio Nacional.

 

Por otro lado, se duda mucho de que Radhamés Segura, Franklin Almeyda , Rafael Alburquerque, José Tomás Pérez, vuelvan al ring después del “knock out” que sufrieron en las elecciones internas del PLD en el 2011, antes de las cuales alguno se retiró del cuadrilátero.

 

Se recuerda que en la pasada competencia interna por la candidatura presidencial del PLD, la votación a favor de Danilo Medina fue de 323, 465 votos, equivalentes  a un 87.65%; José Tomas Pérez, 18,004 votos,  para un 4.88%; Francisco Domínguez Brito,  4,988 , que representan  un 4.7%, y Radhamés Segura,  12,168 votos, equivalentes a un 3.30%

 

DEL PRSC

De la otra fuerza mayoritaria,  el Partido Reformista Social Cristiano, se puede decir que está inmerso en la celebración de su “IV Congreso Joaquín Balaguer”, en el que se definirá su camino de cara a las elecciones presidenciales de 2016, en el que es casi seguro que una de las principales decisiones que saldrá del cónclave es llevar candidaturas propias, lo que despertará el interés político de algunos dirigentes de buscar la nominación presidencial.

 

Sin embargo, a todas luces a lo interno del nuevo reformismo difícilmente alguien pueda disputarle con éxito la candidatura presidencial a su presidente y líder, Carlos Morales Troncoso, quien cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de la organización.

 

El la caída estrepitosa del  liderazgo  de  Amable Aristy Castro dentro del PRSC a raíz de la cuestionada decisión que tomó en las pasadas elecciones de apoyar al candidato perredeísta Hipólito Mejía, prácticamente lo saca de pelea en una competencia por la nominación presidencial, aplicándose aquí el refrán de quien “se va pa` Villa pierde su silla”.

 

Siempre se barajan nombres de posibles “presidenciables” como Federico Antún Batlle, Víctor (Ito) Bisono, Ricardo Espaillat y otros que podrían salir, pero enfrentarse una eventual aspiración de Morales Troncoso le resultaría a cualquier de ellos muy cuesta arriba.

 

Todo va a depender de la decisión que tome el presidente del PRSC, de si aceptará o no la candidatura presidencial, lo que de seguro tendrá que ver con el posicionamiento que tenga el partido colorao con miras al 16.

 

Vistas  así las cosas, nadie en el PRD puede vaticinar desde ya quien representara a los blancos en la boleta electoral de los comicios del 2016; tampoco pueden asegurarlo en el PLD los que aspiran representar a los morados; y el PRSC, a pesar de todo, es el que mejor señal tiene de quien encabezará la boleta reformista.

 

 

Centinue Reading
Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados cen *