Cennect with us

Opiniones

Plan de Seguridad Ciudadana: ¿Realidad o quimera?

Publicado

en

foto carlos rojas

POR CARLOS ROJAS.-

Ante la avalancha de modernidad que permea las sociedades desde hace ya más de dos décadas, las naciones han debido ir adaptando nuevas estrategias para llevar a cabo labores de seguridad interna, como diría cualquier miembro de nuestros cuerpos armados: “seguridad en tiempos de paz”.

Hay que destacar que este inusitado avance de las sociedades ha traído consigo igual número de complejidades, que de no enfrentarse con sabiduría, pondrían nuestros pueblos de patas arriba. Una de esas complejidades es precisamente la delincuencia, reproducida a través de decenas de modalidades, que van desde los asaltos a mano armada, atracos, muertes y violencia callejera, entre otras.

Necesario es señalar además que el Estado como rector supremo de la Administración Pública y ente regulador de políticas económicas, sociales, culturales, medioambientales, pero sobre todo, políticas de seguridad abarcadoras de todos los segmentos poblacionales, sin discriminación.

En ese tenor, hay que reconocer que República Dominicana, en la actualidad atraviesa por una situación delicada en materia de seguridad ciudadana, como fruto de males ancestrales, pero que hoy se ven incrementados por una diversidad de factores. El Gobierno dominicano en atención al flagelo de la delincuencia, desde hace algunos años ha venido implementando lo que se denomina “Plan de Seguridad Ciudadana”, materializado a través de la combinación de las instituciones militares, policiales, civiles, eclesiásticas, educativas y culturales.

El objetivo común de este Plan es mitigar en lo posible la incidencia negativa de la delincuencia, procurando con ello llevar hasta la ciudadanía la tranquilidad y el sosiego necesario en el desarrollo de sus actividades cotidianas.

La inversión en recursos humanos ha sido cuantiosa, así como la realizada por el Gobierno en avituallamiento, tecnología y logística operativa y de transporte; no obstante, existe la percepción en gran parte de la población dominicana, de que la política encaminada a mitigar los actos delincuenciales, ha tenido poca efectividad.

Ante la situación imperante, así como la percepción antes descrita, el Gobierno dominicano ha debido enviar a las calles de las principales ciudades, unidades mixtas, a fin de fortalecer el patrullaje realizado por mandato constitucional por la Policía Nacional y sus diferentes departamentos investigativos.

Particularmente, entendemos que los elementos utilizados hasta el momento por el Gobierno para contrarrestar la delincuencia, si los miramos desde la óptica de un recetario convencional, diríamos que son los necesarios; no obstante, creemos que desde la conducción del Estado y sus instituciones de seguridad ciudadana, se podría promover un mejor aporte, una dinámica diferente, que lleve al seno de la población la tranquilidad definitiva.

Es necesaria la integración de toda la ciudadanía y sus instituciones culturales, deportivas y eclesiásticas; comprometer a toda la población para que desde esas instituciones salgan modelos de tácticas y planes estratégicos, los que a su vez se hagan confluir con los ya existentes en el oficialismo. Hacer comparativos, eliminar o añadir elementos, además de fortalecer los que resulten del consenso general y en definitiva, ponerlos en ejecución para el bien colectivo.

Tenemos las herramientas, tenemos la voluntad de un pueblo sano con algunas “manzanas podridas”, pero decidido a limpiar el cesto eliminando las amenazas, que en materia de orden público cada vez se ciernen sobre nuestra sociedad. Creo pues que el Plan de Seguridad Ciudadana, ya implementado es un hecho concreto, con algunas debilidades, pero con muchas fortalezas y otras tantas oportunidades.

Centinue Reading
Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados cen *