Cennect with us

Opiniones

Si queremos reformismo puro y sincero, apoyemos a Morales Troncoso

Publicado

en

RAMON ANTONIO LOPEZPOR RAMÓN ANTONIO LÓPEZ.

Para el próximo 13 de octubre están convocadas las Asambleas Nacionales, ordinaria y extraordinaria, del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), que modificarán los estatutos y escogerán a los integrantes de la alta dirección de la organización, respectivamente.

Muchos son los interés, internos y externos, que se están moviendo en procura de sacar ganancia de causa en estas definitorias instancias políticas.

De un lado están los que aman al PRSC, los que confían en el futuro de su organización, los que quieren preservar el partido por encima de mezquindades y caprichos.

Y del otro, los que –abanderados de una clara hipocresía- pregonan una supuesta vocación por la permanencia de la institución, pero en el fondo pretenden ponerla al servicio de sectores a quienes el pueblo ha rechazado consecutivamente en varios torneos electorales.

Es decir, el futuro y la preservación del reformismo-balaguerismo se enfrentan al reto de desoir cantos de sirena que ocultan las intenciones de lobos disfrazados de ovejas mansas.

El PRSC puede seguir fortaleciéndose orgánicamente, puede seguir creciendo para recuperar el terreno perdido, puede seguir institucionalizándose como una fuerza política de primer orden.

Pero eso no será posible si su dirección la toman quienes están viciados con el uso de la marrulla, quienes aún hoy aplican herramientas del pasado como el clientelismo denigrante de la dignidad humana, quienes no saben lo que es la transparencia.

En la elección del 13 de octubre, cada delegado debe y tiene que pensar lo que el Dr. Joaquín Balaguer enseñó a sus discípulos: No se puede acudir a una especie de muro de las lamentaciones, a llorar como mujeres lo que no sabemos defender como hombres.

El Partido Reformista tiene que ser preservado. El Partido Reformista tiene que seguir encaminado, como lo viene haciendo, por las rutas de la institucionalidad, la transparencia, la adecuación a los nuevos tiempos y asumiendo la defensa de los mejores intereses de la Nación.

Cada delegado a las asambleas de octubre tiene una gran responsabilidad sobre sus hombros. Y, además, al escoger entre los equipos que encabezan Carlos Morales Troncoso o Amable Aristy Castro tiene que pensar en su partido, con la cabeza fría y el corazón caliente.

Y no hay que profundizar mucho en el análisis y el estudio para saber cuál de estas opciones es la que más conviene a nuestra organización. Si queremos reformismo puro y sincero, nos vamos con Morales Troncoso.

*El autor es militante reformista. Reside en Santo Domingo

Centinue Reading
Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados cen *