Cennect with us

Opiniones

La mujer moderna ¿Culpable o no de la falta de romanticismo en el hombre de hoy?

Publicado

en

IMG_20140514_195327Por Erich Albert Heinsen.- 

Vivimos en un mundo de constantes cambios en donde las personas cambian por tres razones:

1)      Aprendió demasiado.

2)      Sufrió lo suficiente.

3)      Se cansó de lo mismo.

Décadas atrás  estaban de moda los boleros y las rancheras las cuales hacían énfasis en el romanticismo del hombre; uno de los ejemplos más comunes, las serenatas que eran llevadas a las casas de las enamoradas en donde se homenajeaba al amor y bonitos detalles. Hoy la música cambio, paso de ser expresiva y cursi a mostrar los sentimientos más plebes los cuales se trataban de manera íntima a modo de pareja. La vulgaridad de hoy en día ha despertado una controversia en mi de si será o no será esta la responsable del cambio masculino en la muestra de afecto a la mujer.

Como siempre fue de costumbre en el amor enviar cartas perfumadas, sorpresas en la puerta de tu casa, ramos de flores anónimos, serenatas pero sin embargo, hoy en día se ha puesto de moda mostrar las intimidades en público, hoy es visto de lo más normal un joven llevar a su novia a una cabaña a tener relaciones sexuales.

Si retrocedemos en el tiempo y hacemos referencia como se conocieron nuestros padres y en lo difícil que era poder ir a una casa a pedir la mano de una joven para poder siquiera tener el derecho de conversar con ella delante de sus padres, será esto un punto clave en la manera del valor del tiempo y el trabajo de conseguir las cosas a tan solo picarle un ojo a una mujer e ir directo a la cama?

Lo que en mi juicio respecta será descuido de los padres en ensenar los valores sexuales desde pequeño a los niños? Será la falta de instrucciones por parte de los colegios? Será que como padres hemos perdido la costumbre de dedicarle un tiempo precioso en el hogar a nuestros hijos? Será la sociedad moderna quien obliga a los padres a ser descuidados con los hijos tras pasar horas y horas sentados en un escritorio trabajando debido a más horas trabajadas mejor asalariados serán?

En realidad no sé dónde se perdió la ternura del hombre hacia una bella dama, la inocencia era un valor encontrado en los jóvenes en la manera de enamorar y en el miedo a fallar; es por eso que lo difícil se convertía en una meta tras lograr formar una pareja, una carta de amor narraba con dulces palabras lo que un joven sentía por su amada, punto clave el que se perdió al saltar los pasos para enamorar de una manera sana en algo tan sencillo como plasmar en una hoja sus más profundos deseos hacia ella, lo hermoso que era conquistar el corazón de una mujer, hacía valer tanta la espera de un sí.

Un día le pregunte a mi abuela… ¿Por qué las relaciones de hoy en día no son de larga duración como en su tiempo? ¿Por qué  siempre veo que usted y abuelo se pelean y siempre viven juntos y no importa cuán grande sea el disgusto se aman? ¿Por qué? —Querido nieto cuanto has crecido… Es muy sencillo darte una respuesta simple y es la siguiente: “Antes cuando un plato se rompía se buscaba la manera de unir los pedazos rotos, en cambio hoy si un plato se rompe se compra uno nuevo”. Desde ese momento entendí el valor de las cosas del amor, pero aun mi inquietud latía dentro de mi pues mi novia hacia unos días que me ha había dejado y estaba solo.

Luego me dirigí a donde mi abuelo y le pregunte: ¿Abuelo? Si. -¿Porqué todo lo que usted me enseñó sobre como enamorar a una mujer no me ha funcionado?… Si he sido caballeroso, atento, cortés y muy cariñoso e incluso me tome el tiempo de escribirle una carta la cual me tome más de una semana en escribir y se la envié a su casa con un ramo de flores…  Aquí tengo la carta abuelo me la envió de vuelta hecha pedazos dentro de un sobre manila y había una pequeña respuesta por parte de ella anexada al sobre que decía lo siguiente: Erich nosotras las mujeres somos unas tontas, desde pequeña siempre quise un hombre como tú que me valorara por lo que soy y me hiciera sentir mujer, eres tú el hombre más detallista que he conocido lástima no haber nacido tiempo atrás que de seguro mi respuesta hubiese sido distinta a la que tengo para darte y decirte que ahora no puedo entrar en una relación porque no me siento preparada. Espero que me puedas entender no soy para ti, te mereces alguien mejor que si sepa valorar tus detalles y te corresponda mejor que yo.

Abuelo. ¿Podría usted ayudarme a entender a las mujeres? ¡De verdad no las entiendo! Fui el hombre que siempre quiso y ahora que lo tuvo en frente de ella se acobardó. Hijo mío no te puedo dar respuesta a tu pregunta quisiera tener la misma inspiración que tú por encontrarla pues una vez intenté y me cansé, pero si espero que tú la encuentres por mí y me envíes una carta al cielo explicándomelo. Pero abuelo si estas vivo! Si lo se hijo pero algún día moriré y quizás tu respuesta venga dada por el tiempo y quizás no esté vivo para cuando la encuentres, pero créeme hijo se las leeré a todos en el cielo para que sepan tu inquietud. Pero a ver hijo enséñame que le has escrito a tu enamorada?

-Está bien se la leeré.

La carta:

El primer día en que hablamos un poquito a poquito ya me iba adentrando a ti, luego de tener un tiempo observándote como aquel día en el parque. Me dije a mi mismo que ya no podía seguir luchando con este sentimiento y aún así todavía tenía miedo en dejarlo salir, lo que comenzó como una amistad, ha crecido más fuerte, sólo si pudiera tener el valor para mostrarte cada día más lo que siento, te aseguro que poco a poco se irá transformando en algo muy especial para ambos…Me digo a mi mismo, que no podía tener este miedo por siempre, ya que no tengo razón para sentirlo, porque me siento tan seguro cuando estamos juntos…

Te quiero no son las palabras que quiero oírte decir, no es que no quiera escucharlo de ti, pero si supieras lo fácil que sería que me mostraras cómo te sientes, más que palabras, es todo lo que necesitas para hacerlo realidad, no tendrías que decirme, que me quieres. Porque yo ya lo sabría.

Ahora que he intentado, hablarte y hacerte entender que puedes confiar en mí, todo lo que tienes que hacer es cerrar tus ojos y solamente extender tu mano  y tocarme, mantenerme cerca y nunca dejarme ir.

¿Qué harías tú, si mi corazón se rompiera en dos? ¿Qué dirías, si yo me guardara estas palabras? Entonces  podrías hacer las cosas de otra forma Simplemente diciendo  “te quiero”.

Abuelo no creo que le haya dicho nada malo u ofendido con mis palabras. No, no lo has hecho es simplemente que no ha valorado tus palabras y te quiero decir que no te preocupes estoy orgulloso de ti y de los valores que te he inculcado nunca pierdas el detalle de saber enamorar a una mujer eres especial algún día alguien de corazón blando como el tuyo te tenderá la mano y serás feliz “La desesperación es parte del fracaso” Dios no nos da problemas que no podamos llevar, respondió sabiamente mi abuelo. Aquí tengo algo que quiero leerte presta atención…

 “Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro de que te amaran de regreso, pero no esperes que te amen de regreso; solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece sé feliz porque creció en el tuyo. Hay cosas que te gustarían oír de la persona, que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo para no oírlas de aquellas personas que las dicen desde su corazón. El amor llega a aquel que espera aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aún cree aunque haya sido traicionado, a aquel que todavía necesita amar aunque antes haya sido lastimado y a aquel que tiene el coraje y la fe necesaria para construir la confianza de nuevo”.

 Asombrado por sus palabras solo observé y quedé pensativo mientras mi abuelo cerró y guardó sus escrituras y me dio un fuerte abrazo diciéndome… Mi misión está cumplida tú serás mi semilla, aquella que cambiará el mundo con los hijos de tus hijos, yo solo sonreí al sentirme alagado pero aún sin entenderlo. Al día siguiente escuché los gritos de mi abuela que exclamaba “Ay Dios mío porque te lo has llevado”, con el alborote de todo me levanté de mi cama y para asombro mío mi abuelo había partido hacia el cielo, pero su rostro siempre sonriente, mientras me acerqué a él y le susurré ahora entiendo abuelo lo que me decías anoche, no te preocupes no importa cuántas veces una mujer moderna me rompa el corazón nunca cambiaré siempre seré el mismo que conociste, ahora entiendo porqué no todos valoran las escrituras y los detalles es que desde pequeño no se les inculcó como lo has hecho tú conmigo, te quiero mucho abuelo, descansa en paz, tus sabias escrituras estarán a salvo siempre conmigo en mi corazón yo siempre te recordaré.

La vida para mi continuó, mientras al paso de los años seguí creciendo, tropezando y aprendiendo de mis errores de juventud y de los afanes del amor, aunque nunca he podido decir que ya lo sé todo, pero cada día nuevo en el que brilla el sol para todos al final de ese día siempre algo nuevo he aprendido. Cada día que pasaba aprendía más de la lógica femenina: unos de mis recuerdos favoritos es cuando dicen: “Las mujeres necesitamos hombres comprensivos, que nos entiendan y que siempre estén ahí cuando los necesitemos” Eres compresivo, me entiendes y siempre estás ahí cuando lo necesito, pero creo que es mejor que sigamos siendo solo amigos… Concluí que a la mujer no hay que entenderlas, solo hay que quererlas mucho pues no importa cuánto suframos los mejores momentos de un hombre siempre han sido y serán al lado de una bella mujer.

 Nota: Los hechos narrados en este relato son basados en la vida real, es un pequeño resumen de mi vida amorosa y los valores inculcados a mi persona desde pequeño.

 

Centinue Reading
Publicidad