Cennect with us

Opiniones

Loma Miranda: más que la lucha por una montaña

Publicado

en

Claudio Antonio Caamaño Vélez, estudiante de derecho (UASD), técnico agrónomo, miembro de la Fundación Caamaño, @claudiocaamanoPor Claudio A. Caamaño Vélez.-

En los últimos meses hemos visto como una parte considerable de la sociedad dominicana se ha movilizado para evitar que la minera Falconbridge Dominicana (Falcondo) ejecute actividades de explotación minera en la zona de Loma Miranda, provincia Monseñor Nouel. Así mismo hemos visto como sectores y personas han salido en la defensa de esa empresa.
Desde una mirada sencilla, digamos 2D, se puede afirmar que es una lucha para evitar que se deforeste una montaña. Pero desde una mirada más profunda, digamos 3D, podemos notar que esta lucha es mucho más de lo que a simple vista se puede ver. De hecho, es muchísimo más.
Esta lucha, es la de un pueblo por preservar sus recursos naturales. Es la lucha de una nación contra las transnacionales mineras. Es la de un país contra el capital (que no tiene patria), que solo busca sacar beneficios sin medir consecuencias. Es la lucha de la verdad contra la manipulación mediática y la compra de conciencia.
La lucha por la defensa de Loma Miranda representa el alto nivel de conciencia que ha logrado nuestro pueblo, el cual se ha dado cuenta que unas monedas pasajeras no pueden canjearse por el futuro de una nación. Es un verdadero despliegue de libertad y autodeterminación; una exhibición de que el poder soberano reside en el pueblo; la afirmación de que el interés colectivo está por encima de los intereses (ambiciones) particulares.
Por esta razón debemos, a sangre y fuego (metafórica o literalmente según aplique), evitar que las mineras transnacionales continúen su avance por nuestro territorio. Este país no solo es nuestro, también es de nuestros hijos, nuestros nietos, y de los hijos y nietos de estos.
Así como Moisés partió en dos las aguas del Mar Rojo, así mismo se ha visto clara la franja divisoria entre los defensores de nuestro país y sus detractores. Esa es otra lección importante que no deberíamos olvidar.

Centinue Reading
Publicidad