Cennect with us

Opiniones

Expansión China, y Golpe de Efecto Ruso

Publicado

en

foto sin TITULOPor Alfredo de la Cruz

 

El Destape Chino
Una gran novedad en el conflicto sirio es la integración del gobierno chino a la acción militar rusa. Esta intervención representaría para China su primera operación militar en Oriente Medio. Se recordará que durante su disertación ante la septuagésima Asamblea de Naciones Unidas el canciller chino Wang Yi dijo: “el mundo no puede mantenerse al margen y sentarse a mirar con los brazos cruzados” y allí mismo invitó a las naciones a unir esfuerzos contra Estado Islámico.

Medios occidentales revelaron que el portaaviones Liaoning y un buque de misiles teledirigidos de la Armada de China, así como un número de tropas indeterminadas, han llegado al puerto de la ciudad costera de Tartus en Siria, donde Rusia tiene la que hasta ahora es su única base militar en el Mediterráneo. Construida por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas durante el período de la Guerra Fría. Rusia la utiliza principalmente como base de abastecimiento para los buques de la flota del Mar Negro y de otras unidades en travesía por el Mediterráneo.

El número de aeronaves militares que transporta el portaaviones no se conoce con exactitud, pero se estiman varios cazas polivalentes Shenyang J-15 de fabricación china. Las fuentes aseguran que China se prepara para una larga presencia militar en Siria, y por esto en los próximos días llegarán unos 1,000 marines chinos, helicópteros antisubmarinos Z-18F y para el transporte de tropas los helicópteros Z-18J.

El portaaviones Liaoning se estrenará por vez primera en condiciones reales de combate, éste fue desarrollado a partir del inconcluso portaaviones soviético Variag, que tras la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas pasó a ser propiedad de Ucrania y posteriormente en 1998 fue vendido a China. Esta adquisición mostró el interés de China por este tipo de naves. Actualmente los chinos tienen en marcha un programa para construir cuatro portaaviones y desarrollar la aviación naval.

Golpe de efecto ruso y carta bajo la manga

En la época de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Damasco fue la herramienta principal de Moscú frente a Washington en la región de Oriente Medio. El régimen sirio se presentaba como líder del frente que rechazaba la existencia del Estado de Israel, gracias al apoyo económico, político y militar soviético, que le donaba grandes cantidades de material militar.

Ese apoyo cesó de forma drástica a partir del colapso de la URSS. Es cierto que la débil Federación Rusa continúo suministrando los equipamientos que Damasco requería, pero para ello previamente tenía que hacer el pago del importe en divisas. Sin embargo los canales diplomáticos y militares no se cerraron. Concomitante con esto y debido a los errores que cometieron las otras potencias interesadas en la región, Rusia se ha posicionado al día de hoy como un referente imprescindible para la solución del conflicto sirio.

Hace unos dos años Rusia logró un gran golpe mediático, resultado de saber aprovechar las vacilaciones del presidente Barack Hussein Obama para ordenar una operación de castigo contra el régimen de Bashar al Assad por su alegada reiteración en el uso de armas químicas. Así las cosas, de un solo movimiento Moscú conseguía presentar a Washington como un demonio belicista y en contraposición, exhibirse a sí mismo como un protagonista diplomático de primer nivel, algo así como un adalid de la paz.

A partir de allí, Rusia ha buscado la manera de garantizar sus intereses, empezando por conservar su base naval del Mediterráneo. Aunque de una capacidad algo limitada, su pérdida supondría un duro golpe, para Rusia en su pretensión de desafiar el liderazgo naval estadounidense. Por otro lado en la estrategia de Vladimir Putin, el yihadismo tiene que ser frenado en Siria, para reducir el peligro de que pueda contaminar territorios contiguos, como la República de Chechenia, que podrían poner en riesgo a la misma Federación Rusa.

La revitalización de los nexos con la República Islámica de Irán cobra mucha vigencia, debido a que la preponderancia de Estados Unidos, en el proceso de negociación del acuerdo nuclear logrado en el pasado mes de julio, podría haber traído consigo, un debilitamiento en la relación rusa-iraní. De manera que, al ambos países exhibirse alineados a favor del gobierno sirio, Rusia está reforzando la relación Moscú-Teherán.

Por otro lado la implicación progresiva de Rusia en Siria se conecta al conflicto en Ucrania. País que para Rusia tiene un interés vital, y no sólo por ser la vía de tránsito preferente del gas, sino porque al día de hoy Rusia la percibe como un asedio de la OTAN en su propia puerta. De manera que con su involucramiento abierto en Siria, Moscú consigue otra carta bajo la manga para su bolso de negociación con Estados Unidos, en un intento de lograr alivio de la presión en su puerta, así como en la prolongación de las sanciones económicas.

Como se ve, estos pueden ser los verdaderos motivos para el cuantioso envío de equipo, material y armamento, tanto por vía marítima a su base de Tartus, como por la aérea a la base de Bashar al Asad, al sur de Latakia, donde acumula equipos, helicópteros de ataque y cazas que entraron a combate desde el pasado 30 de septiembre.

No sabemos si la intención de Rusia es ganar la guerra o sólo evitar que el gobierno de su aliado local colapse ante las renovadas envestidas de sus adversarios. Más que destruir objetivos de Estado Islámico, se está enfocando en debilitar a los grupos armados que apoyan Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudita. Sin embargo, al mismo tiempo, realiza una intensa campaña diplomática para lograr un acuerdo político hacia un gobierno de transición que garantice la presencia del régimen, junto a representantes de grupos opositores que acepten participar olvidando sus presentes reclamos a Bashar al Assad.

@AlfredoDLaCruz

*Alfredo De La Cruz es graduado de Ingeniería Civil, por la Universidad Central del Este (UCE) con una maestría en Defensa y Seguridad Nacional, por la Escuela de Graduados en Altos Estudios Estratégicos (EGAEE) del Instituto Superior para la Defensa ”General Juan Pablo Duarte y Diez” (INSUDE) del Ministerio de Defensa de República Dominicana (MIDE); posee una especialización en Sistema de Información Geográfica por la Universidad Complutense de Madrid.

Centinue Reading
Publicidad