Cennect with us

Opiniones

Apostemos a un discurso coherente…

Publicado

en

Por Jorge Casado.-

El domingo 23 de febrero, la Plaza de la Bandera, frene a la Junta Central Electoral, fue tomada en toda su extensión para continuar con las protestas pacíficas hasta que se explique el motivo y se identifiquen los responsables de las alteraciones del sistema automatizado que obligó a la autoridad pertinente a  la cancelación de las elecciones municipales recién pautadas.

Aquí los jóvenes patrocinadores, niños y sus familias se expresaban inconformes  haciendo jornadas  de yoga o divirtiéndose en armonía a través de diferentes juegos recreativos.

Es evidente que lo hacían de forma original y moderna manteniendo siempre el respeto a la integridad de las personas, a las autoridades y a las estructuras físicas.

Al final de la jornada todo transcurrió en paz y el mensaje llegó dando la multitud muestra de civilidad y de buen manejo de crisis y conflictos.

En el otro extremo del Distrito Nacional, en la Máximo Gómez con 27 de Febrero, se congregaban más de 13 partidos políticos de oposición al gobierno central dominicano para emprender  por calles y avenidas  en su “Marcha por la Democracia”.

El norte era llegar hasta el Altar de la Patria y allí alzar su voz con las conclusiones plasmadas en un manifiesto consensuado por sus convocantes

Desde que trataron de convencer a la población para que apoyara la actividad, imaginé miles de dominicanos en peregrinación y a pies expresándose respetuosamente en completo orden.

Esperaba ver tantas caras circular y marchar, quizás con un mismo estribillo “Pro- Democracia” y con un ánimo y desplazamiento  controlado nada perturbador, ni invasivo del entorno que usarían otros en su cotidianidad.

Entre esos otros estoy yo, y al que le estropearon el domingo por más de seis horas  en el sector de Gázcue.

Ni en mi casa podía estar, alterado por la alta música en competencia que promocionaba a los más reconocidos candidatos  de los partidos organizadores de la marcha que se convirtió en un mitin multicolor.

No se puede exigir Democracia alterando la cotidianidad  y espacios de los ciudadanos al margen de la convocatoria

Tampoco se puede denunciar la violación de los derechos ciudadanos usando un tono y frases  provocadoras de los contrarios en el poder.

República Dominicana, tierra bendita, ahora lo que necesita son líderes reales promotores de tolerancia, respeto, armonía, unión y paz que garantice su estabilidad y desarrollo para el bien común.

Apostemos al discurso coherente que se refleja en la práctica y que se escribe y se pronuncia sin ira, sin ofensas y sin violencia, procurando la luz en la tiniebla, la calma en la crisis, la alegría en el dolor y la confianza de tiempos mejores de su paradisíaco y bendecido terruño de lienzo tricolor aspirando siempre la paz del cielo.

*El autor es periodista y fotógrafo.

Centinue Reading
Publicidad