Cennect with us

Opiniones

CARTA DE DESPEDIDA A DOÑA ARLETTE

Publicado

en

Doña Arlette: Disculpe que interrumpa su amoroso encuentro con su Rafael, el de todos, sé que la esperaba ansiosamente, pero también estaba consciente de que su presencia en este plano fue una luz para alumbrar un glorioso pasado y resguardarlo del olvido, fue la lucha de toda su vida, que nadie olvidara la ofrenda de la vida del esposo, entregada en aras del respeto a la constitución, la institucionalidad y la soberanía. Dios ha entendido que era la hora del beso eterno, el del esposo ido a destiempo y la viuda valiente y pertinaz en la defensa de su legado y memoria, sean pues bienaventurados, como la hermosa pareja luctuosamente separada en aquel abril de nuestras heridas y de nuestras glorias.

Arlette Fernández, viuda del coronel Rafael Fernández Domínguez.

Sólo me queda decirle que conservo gravada en mi mente la nota que me entregara en una ocasión, pidiéndome no abandonar la idea que le planteara de un monumento al Coronel Fernández Domínguez, en la 30 de marzo, en el preciso lugar donde lo convocara la inmortalidad, ascendiendo las verjas del Palacio Nacional, para que sirva, no solo a la memoria de su gesto y de su vida, sino como recuerdo a todos los soldados, de que el lado correcto de sus luchas está al lado del pueblo, y que todo poder usurpado demanda un soldado trepando paredes para vencer cualquier tipo de ignominia contra las instituciones de la República.  En ese sentido, recojo su antorcha, algún presidente habrá de recoger y hacer germinar esa semilla, consagrando un memorial a los valores del respeto a la soberanía popular.

Les felicito, a ambos, por fin juntos para la eternidad, aunque desde este plano sintamos la pena de la partida.

Con deferente afecto y respeto,

José Ricardo Taveras Blanco.

Centinue Reading
Publicidad