Cennect with us

Opiniones

A votar, aunque sea con un traje espacial

Publicado

en

Por Pascual Ramírez.-

Nunca un voto había tenido tanto peso como ahora, en que la patria se ve amenazada. Nunca un voto había sido tan importante como en estos momentos, en que el país se encuentra en peligro. Nos encontramos viviendo en un momento histórico de grandes decisiones, donde tendremos que elegir entre la claridad y la oscuridad, entre la decencia y la perversión, entre la valentía que libera y la cobardía que esclaviza, entre lo bueno y lo malo.

Y en esto último, nos llega a la memoria la frase lanzada por el doctor Joaquín Balaguer en una hora crucial de nuestra historia donde se jugaba la suerte de todos los dominicanos: “El camino malo debe quedar cerrado, cerrado definitivamente”.

Hoy, igual que entonces, debemos armarnos de valor y fuerza de voluntad para vencer el miedo, para derrotar los planes que tendrían éxito si nos quedáramos sentados, si le hacemos el juego a quienes buscan fomentar la abstención masiva a través de aterrorizar a la población con la pandemia, para que su candidato se pueda colar.

Para nadie es un secreto que el gobierno danilista busca comprar las elecciones del 5 de julio al precio que sea, aunque para ello tenga que quebrar al Estado y arruinar la economía nacional, porque temen rendir cuenta a las nuevas autoridades que lo sustituyan. Es por eso que están dispuestos a todo y hasta a lo más impensable, con tal de salirse con la suya. Ese es su plan y en eso están.

Ahora bien, ¿cuál es el plan que debemos oponerle para que se estrellen contra una muralla de dignidad, valor y decisión? La determinación de ir a votar aunque sea vestido de astronauta. Esa es nuestra mejor manera de decirles: ¡No pasarán! Aunque provoquen un eclipse y el día se vuelva noche.

Pero para que no pasen los corruptos, los traidores y las sabandijas políticas, es necesario que la clase media, los estudiantes, los profesionales y los dominicanos conscientes y pensantes, se empoderen de la situación política que vive el país y tomen el control de la actual coyuntura electoral.

La democracia está en peligro y no podemos dejar el país a su suerte ante la vulgar y  destemplada compra de conciencia con dinero público que lleva a cabo el gobierno alinear y alienar los sectores populares, ya que su candidato no puede ser digerido por los sectores más educados y con cierta conciencia, como los mencionados más arriba.

Tal vez, por primera vez después de haber instaurado el voto del dominicano en el exterior, éste tenga una mayor relevancia y un peso decisivo que no había tenido antes, cuando solo se le daba un valor complementario y marginal. La comunidad dominicana en el extranjero, al igual que la clase media nacional, tienen, por lo mismo, la responsabilidad trascendental de detener el caos y el derrumbe ante la posibilidad de que Danilo medina pueda mediante el uso indiscriminado de los recursos del estado imponer su penco candidato en las elecciones próximas.

De ahí, que todos los dominicanos debemos unirnos alrededor de la sagrada meta común de abortar los despropósitos oficialistas, oponiendo vergüenza contra dinero,  determinación frente a indecisión, y firmeza frente a las debilidades.

El próximo 5 de julio tenemos una cita con la historia, un compromiso irrenunciable con la patria en peligro, y es la decisión inquebrantable de salir a votar llueva, truene o ventee, con covid o sin covid, para darle una lección a los que entienden que todo lo pueden con el dinero del mismo pueblo.

La diáspora dominicana también debe ser compromisaria con ese objetivo supremo, pues nuestros descendientes no nos perdonarán el no haber actuado a la altura de las circunstancias ni el habernos comportado como pusilánimes en momentos cruciales en que se jugaba el destino de la nación. ¡A votar dominicanos del exterior!

 

 

Centinue Reading
Publicidad