Cennect with us

Opiniones

Las bases del PLD en la hora de las definiciones

Publicado

en

Por Pascual Ramírez.- 

Se acerca la hora de las grandes definiciones y no es tiempo para titubear ni quedarse paralizado por el miedo o la indecisión, esperando a que el tren de los acontecimientos nos pase por encima y nos aplaste. Es tiempo de reaccionar y darse cuenta dónde está nuestro verdadero lugar y las raíces de nuestros principios e ideales que una vez nos llenaron de orgullo, utopía,  motivación, y que nos dieron una razón de ser que ya no existe, pero que todavía estamos a tiempo de rescatar.

Las bases del PLD pueden recuperar la mística, la disciplina, la organización y el método de trabajo que una vez hizo a su partido grande, aun siendo pequeño estructuralmente. Pero no podrán conseguirlo quedándose allí, anquilosadas, usadas y secuestradas por una corporación financiera que solo las utiliza como plataforma para satisfacer sus ambiciones desmesuradas.

Las bases moradas se encuentran ante el reto de empacar y hacer la mudanza hacia un nuevo hogar donde podrán encontrarse a sí mismas y reencontrarse con el liderazgo político que las llevó por primera vez al poder, donde han estado desde hace veinte años.

Esos 20 años se ven ahora amenazados, con riesgos de perderlo todo, por culpa de un candidato que no las representa ni tampoco ha podido calar dentro del electorado nacional. Y es que la simpatía, la credibilidad, la admiración y el respeto entre la población no pueden ganarse a salchichonazos limpios y lanzando pollos, al puro estilo de un hombre de pocas luces como el penco, quien burla y humilla al pueblo al tratarlo como perros hambrientos, a quienes le asigna un precio como si fuera un producto de baja calidad.

Es hora de dar el salto para salvarse y miles de miembros del PLD lo están haciendo ya, cuando renuncian en masas de ese barco que está haciendo agua y que se está hundiendo. Las masivas juramentaciones diarias por toda la geografía nacional de exmiembros y dirigentes del PLD que pasan a engrosar las filas de la Fuerza del Pueblo, debe hacer sonar la alarma para los que están indecisos se decidan.

Las crisis, el peligro, las amenazas y los desastres que se avizoran en el ambiente brindan a la militancia peledeísta, que todavía se ve obligada y forzada a permanecer allí por empleos y conveniencias del momento, la oportunidad de centrarse en lo que tienen en común con la Fuerza del Pueblo y con su líder, Leonel Fernández.

Si pasan balance, verán que tienen más en común con el partido verde que con el morado, lo que debe ser un sabio motivo para reexaminar su lealtad y su militancia. Y cuando hagan este reexamen se darán cuenta que sus reales vínculos, similitudes y esperanzas están en los predios de la Fuerza del Pueblo.

De modo que, ante el desastre electoral que se aproxima, el ciclón batatero que amenaza con chapear a todos los peledeístas en la administración pública, los peledeístas de abajo deben ya de reflexionar para saber que Leonel es su mejor garantía de triunfo y que esto debe importar mucho, porque corren el riesgo de durar varios cuatrienios fuera del poder, como le sucedió al PRD.

A los miembros de la corporación financiera del Comité Político que acumularon fortuna y que pueden vivir hasta 5 vidas sin que se les acabe el dinero, eso les he indiferente. Pero a quienes solo tienen su empleo para responder a las necesidades de su familia, su empleo lo es todo, y más en un país donde el estado es el principal empleador. Y eso es lo que está ahora en la cuerda floja, con un candidato, que por cierto, es un mal equilibrista.

Centinue Reading
Publicidad