Cennect with us

Opiniones

5 de julio     

Publicado

en

 Por Enrique Muñoz González.- 

Tras la caída del régimen trujillista el 30 de mayo de 1961, se iniciaron entre los fundadores del PRD en La Habana y las autoridades dominicanas en Santo Domingo, los contactos tendentes a establecer en el país al Partido Revolucionario Dominicano, institución política fundada 22 años antes, a fin de competir en el incipiente escenario democrático.

El gobierno presidido por Joaquín Balaguer había afirmado que garantizaba la libre actuación de los comisionados en el país. En el ambiente reinante, debe entenderse que razonables dudas se cernían sobre ellos puesto que, aunque el 5 de julio de 1961 el tirano ya había sido ajusticiado, en el país persistía una situación de terror; algunos de los participantes en la muerte de Trujillo habían sido torturados y otros asesinados, y situaciones semejantes acontecían a familiares y amigos.

“El miércoles 5 de julio de 1961 a las 8:35 de la mañana en un avión de la Panamerican procedente de San Juan, Puerto Rico, llegó al país una comisión del Partido Revolucionario Dominicano, integrada por Ángel Miolán Reynoso, secretario general, Nicolás Silfa y Ramón A castillo.” Stormy Reynoso Sycard, Así nació la democracia dominicana.

La confianza era frágil, por eso fue menester que la comisión fuera acompañada de un grupo de periodistas nacionales e internacionales algunos de los cuales hicieron el viaje con ellos. En la misma escalinata del avión que les trajo, improvisaron una rueda de prensa como quien intenta servir de escudo protector a fin de comprobar y garantizar ante la opinión pública que los comisionados habían llegado sanos y salvos. En esa rueda de prensa, Miolán leyó una declaración escrita por la comisión y dio a escuchar también una grabación que reprodujo en un pequeño equipo portátil en voz de quien un año y cinco meses después sería el primer presidente electo democráticamente después de la Tiranía, el profesor Juan Bosch.

En esa grabación, entregada a la prensa, Bosch al tiempo de pedir la garantía y el respeto imprescindible para la comisión, explicaba la naturaleza de la misma de cara a la necesidad imperiosa de recolocar a la República Dominicana en el contexto jurídico internacional contemporáneo.

“En prenda de la honradez y el patriotismo de ángel Miolán, Nicolás Silva y Ramón Castillo, empeño el nombre que he ganado en América con mi obra y el prestigio que ha conquistado en el hemisferio, en veintidós años de luchas por la libertad, el Partido Revolucionario Dominicano”. Juan Bosch.

Tras su llegada, la comisión se entrevistó con las autoridades de turno incluyendo al hijo del dictador, Ramfis Trujillo quien era jefe del Estado Mayor Conjunto del régimen.

Si bien es cierto que la llegada de esta comisión, apenas 35 días después del ajusticiamiento de Trujillo constituyó un acto de suprema valentía que algunos denominaron inmolación, también es cierto que esta acción fue sin duda alguna el resurgir de la esperanza del regreso de la libertad en un pueblo que soñaba con democracia pero que solo conocía la opresión, el terror y la muerte.

Al momento de su regreso, Miolán ya llevaba 26 años en el exilio, Nicolas Silva 25 y Ramon A. Castillo 11. “Con una emoción que no podía describirse con palabras, después de tantos años de ausencia” según palabras expresadas en su declaración. Lograron, pues, sembrar por primera vez en tierra quisqueyana, la bandera emancipadora, la bandera de la esperanza, la bandera blanca del Partido Revolucionario Dominicano porta estandarte de la libertad y padre de la democracia en la República Dominicana.

Sobre los cimientos de la llegada del PRD al país, se ha construido sin duda alguna los principios libertarios con tal arraigo, que será muy difícil separarlos de nuestra cultura democrática. A pesar de que entre 1966 y 1978 la democracia se ejerció de manera formal, mas no real, por los ya comprobados hechos de intimidación, violencia y sangre con que se condujo el poder, hoy en día goza de una fortaleza incuestionable.

Hoy más que nunca hay que recordar la condición imprescindible de que los perredeístas mantengan y fortalezcan el apego a los compromisos sociales y reivindicativos que dieron origen a la organización.

Las próximas elecciones del 5 de julio constituyen un hito en la consolidación del ejercicio democrático en nuestro país, pero no por eso debe minimizarse la importancia de esta fecha histórica, tampoco ignorarla y mucho menos que las motivaciones sean políticas. El calor de la actual campaña electoral, no debe llevarse de encuentro el reconocimiento del extraordinario papel de estos valientes, ni interferir con esta conmemoración insigne, porque la existencia de los principales partidos políticos del país es consecuencia directa de este acto visionario y de arrojo. Los logros de la comisión del 5 julio dejaron de ser el patrimonio de un partido político para convertirse en el patrimonio de la democracia dominicana.

Si hay un 5 de julio del 2020, en gran parte se debe a que hubo un 5 de julio de 1961.

El autor es Abogado y político. y actualmente Sub secretario nacional de Comunicaciones del PRD.

Centinue Reading
Publicidad