Cennect with us

Opiniones

¡Que no pase nunca el aborto criminal!

Publicado

en

POR CARLOS NINA GOMEZ ([email protected]).- 

Cuando el llamado grupo feminista dio inicio a su «ardiente» movimiento para que en República Dominicana se legalizara el aborto, no perdí tiempo en salirle al paso a tan criminal propósito.

En los últimos días el tema ha vuelto a la palestra pública, tal vez con más ahínco -al menos de parte de los pequeños segmentos de la sociedad pro aborto libre-  por lo que la gente sensata retoma su voz de alerta. ¡Un alerta necesario por el bien de la vida humana!

El infeliz argumento que lanzan los «abortistas» para justificar que ese libre crimen de Lesa-Humanidad sea aprobado por el Congreso Nacional -¿?- (y que obviamente sea refrendado por el Poder Ejecutivo), es el que se apliquen las tan cacareadas y manidas tres causales.

Los partidarios del aborto libre, con miras a buscar a poderosos aliados para  que su propuesta criminal  llegue a «feliz término»,  han lanzado las llamadas tres causales que son estas: «En caso de incesto o violación, riesgo de la vida de la madre o que el feto tenga una malformación incompatible con la vida». Si llega una de esas tres causas, entonces  ”hay que  impedir el nacimiento de la criatura”.

Sin embargo,  los abanderados del aborto libre y criminal, cuyo único propósito es impedirle  la vida al bebé  que quiere llegar, mediante el vientre de su madre, a este mundo terrenal, ya están derrotados.

Sí, derrotados por los sólidos argumentos -que rayan en lo legal  y humano- vertidos por quienes defienden, en firme, la vida humana.

Debo resaltar que uno de los argumentos de más peso, e irrebatible contra el aborto, lo lanzó la pasada semana  el pastor Ezequiel Molina al decir un discurso en el acto del tradicional acto llamado La Batalla de la Fe.

Aquí cito algunos fragmentos de su proclama: “Hoy el debate es si dejamos vivir o si matamos a una criatura cuando el debate de hoy debía ser cómo salimos de la crisis económica, cómo salimos de la crisis sanitaria que nos abate. Hoy  estamos discutiendo en el Congreso Nacional si matamos, o no matamos, a un niño en el vientre de su madre. El aborto, ha dicho Ezequiel Molina, “es como un estado de rebeldía en contra de Dios». 

 Para rematar, el Papa Francisco precisó: «No es justo eliminar una vida humana para resolver un problema».

Señores congresistas: No dejen pasar nunca al aborto criminal. ¡La sociedad dominicana así lo reclama!

 

Centinue Reading
Publicidad