Cennect with us

Opiniones

El periodismo, sostén de la democracia

Publicado

en

POR CARLOS NINA GOMEZ ([email protected]).- 
(1 de 2)

 

Archiven bien esta categórica opinión: El periodismo puede ser considerado como el sostén de la democracia. Pero me refiero a un ejercicio del mejor periodismo. Al periodismo veraz y objetivo.

República Dominicana ha vivido momentos aciagos, turbulentos producto de regímenes soberbios y que con su mala praxis han trastocado la democracia.

Muchas veces hemos escuchado este dicho: «El pueblo dominicano es olvidadizo»…es una equivocada opinión sale labios de individuos que -y es lo que se puede colegir- porque desconocen la historia. La historia, en positivo, escrita por nuestros grandes héroes.

El pueblo y sus más consecuentes líderes  nunca podrán olvidar, por ejemplo, la recia dictadura que por casi 31 años acogotó a esta media isla.

Nunca olvidará al tirado Rafael Leónidas Trujillo Molina ni a los esbirros criminales que lo acompañaron en el despótico gobierno.

El pueblo nunca podrá olvidar los asesinatos a mansalva de la dictadura de Trujillo Molina.

¿Y cómo olvidar el múltiple asesinato  (registrado del 25 de noviembre de 1960) que segó las tiernas vidas de las hermanas  Mirabal, firmes luchadoras por la democracia dominicana?

Tampoco, y ya en una etapa -marcada por unos terribles 12 años de crímenes, asesinatos, masivos apresamientos y deportaciones- que se suponía  sería el buen relevo democrático y a favor de las libertades públicas, no borrar de nuestras memorias todo lo malo que ocurrió en aquellos aciagos tiempos.

Tenemos que recalcar que en aquellos fatídicos 12 años (período 1966-1978)  imperó un gobierno criminal que dirigió, con manos duras y ensangrentadas, Joaquín Balaguer quien había ganado (¿?), el en junio de 1966 postguerra de Abril de 1965, unas elecciones muy cuestionadas.

Pero el periodismo dominicano ético, sin miedo, no paró sus denuncias (con responsabilidad profesional y principios) en contra el crimen organizado -hubo claros crímenes de Estado- y así cumplió un estelar rol en favor de la democracia.

Es cierto que en tan peligrosa época política había periodistas que se «arrimaron» al régimen balaguerista, pero esos individuos, muchos de ellos agentes del régimen y que recibían canonjías económicas,  fueron enfrentados con valor y entereza por el movimiento revolucionario y democrático, en tanto que respaldaban el buen desempeño del periodismo objetivo y no pusilánime.

Reafirmo mi criterio sobre el trabajo (efectivo y serio) que debe normar el ejercicio del periodismo: La verdad  pública no se negocia. El periodista, siempre con la verdad a cuesta, tiene que trabajar sin miramientos perversos.

Centinue Reading
Publicidad