Cennect with us

Opiniones

¿Se convertirán en realidad las 60 mil viviendas anunciadas por el Gobierno?

Publicado

en

Por Lic. César Fragoso
(Asesor Inmobiliario).-

Hace ya unas semanas que el Gobierno anunció lo que sería el desarrollo del llamado Plan Familia Feliz, un plan de viviendas construidas por el Sector Privado, con el respaldo del Estado, mediante facilidades especiales dirigidas, más a favor de los compradores, que de los constructores de las mismas.

Esta maravillosa iniciativa ha llenado de esperanzas a una gran cantidad de familias que sueñan con llegar a tener su techo propio y a aplicar aquel refrán que dice: Con cualquier cosa se viste y todo en la vida pasa, pero la cosa más triste es llegar a viejo y sin casa.

A mí, que me dedico a la Asesoría Inmobiliaria, me llegan a diario las preguntas de innumerables personas que quieren tener más información acerca de la manera en la que podrían llegar a beneficiarse del Plan Gubernamental y poder adquirir sus viviendas y yo, al igual que el resto de la población, no tengo la más mínima idea de como se podrá aplicar lo anunciado por el propio Presidente Luis Abinader y repetido por los Funcionarios Estatales.

De la página de la Presidencia https://presidencia.gob.do/noticias/gobierno-iniciara-construccion-de-viviendas-del-plan-familia-feliz saqué el siguiente escrito:

“Los subsidios del Gobierno se materializarán en bonos para el pago inicial (Bono Inicial Familiar) y en la tasa de los préstamos (Bono Tasa) para facilitar los pagos mensuales a los nuevos propietarios de las viviendas”.

Si analizamos todo lo que se ha dicho y escrito sobre el tema, nos encontramos con que la iniciativa está tan dirigida a beneficiar a quienes no tienen casa, que se han olvidado que, para que esas viviendas lleguen a ser una realidad, el elemento más importante lo constituye el Sector Privado de la Construcción.

En un artículo anterior yo dije que el Gobierno no va a construir ni a regalar una sola de las viviendas prometidas y aquí lo ratifico, pues, serán los promotores de viviendas los que harán las construcciones.

La cuestión es, que esos desarrolladores de viviendas del Sector Privado de la Construcción están siendo tan afectados por las alzas desproporcionadas de los insumos que usan para construir, que los miembros de la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas del Cibao (ACOPROVICI), cansados de soportar dichos incrementos y de no recibir respuesta del Estado para detener esa situación, decidieron paralizar sus labores, llegaron a detener cientos de Proyectos de Viviendas en el Cibao y se le unieron otros constructores de todo el país.

La condición del aumento de precios ha sido sin que se haya iniciado el primero de los proyectos de viviendas anunciados por el Estado y esa situación nos hace preguntarnos: Qué pasará con los precios de los materiales de construcción si se llegaran a poner en práctica las construcciones prometidas por el Gobierno?.

La ley de la oferta y la demanda no se equivoca al establecer que, a mayor demanda de un bien que escasea, mayor será el precio del mismo.

Si en la actualidad se están dando los aumentos de precios con un abastecimiento normal de mercado y una demanda directamente proporcional a esa oferta, inmediatamente se inicien los proyectos apadrinados por el Gobierno, habrá una demanda por encima de lo normal y esto, sin lugar a ninguna duda, incrementará aún más los precios de los ya, muy caros insumos de construcción.

Ante esta realidad se hace imprescindible que nuestras autoridades se dediquen a buscar la manera de evitar que sigan aumentando los precios de los materiales de construcción pues ningún constructor podrá hacerle frente a lo que le viene encima.

No habrá manera de que las familias dominicanas de escasos recursos lleguen a tener una vivienda digna si no se le busca una solución al tema que nos ocupa.

En los tiempos del Presidente Joaquín Balaguer se usaba la construcción gubernamental como una manera directa de movilizar la economía y el propio Gobierno construía grandes cantidades de apartamentos que luego eran asignados a las personas con un pequeño inicial y una baja cuota mensual para el pago de los mismos.

Si bien es cierto que de esta manera miles de personas llegaron a tener sus viviendas, no menos cierto es, que la Industria Privada de la Construcción sufrió grandemente, pues el Gobierno era el principal demandante de los materiales de construcción y, al igual que en la actualidad, se disparaban los precios.

De manera que, si el Presidente Luis Abinader quiere favorecer a las personas con el denominado Plan Familia Feliz, buscando con ello reactivar la economía y que la gente llegue a tener su techo propio, lo primero que debe hacer es encontrar la manera de detener el aumento de los materiales que se usan para construir y brindar las condiciones necesarias para que los constructores hagan sus inversiones con la seguridad de que van a tener resultados positivos por su trabajo.

Si esto no se soluciona y los promotores del sector privado no se sienten confiados, primero, al estar seguros de que no se van a clavar el cuchillo matando la Industria Privada de la Construcción para convertirse en contratistas del Estado y, segundo, de que van a tener ganancias de sus esfuerzos mediante una venta asegurada de las viviendas construidas, vale la pena preguntarnos: Se convertirán en realidad las más de 60 mil viviendas anunciadas por el Gobierno?

Centinue Reading
Publicidad