Cennect with us

Opiniones

Crisis política de Haití; Amenazas para la República Dominicana

Publicado

en

Por Alfredo Cruz Polanco
([email protected])

 

Ante los últimos acontecimientos violentos acaecidos en la vecina nación de Haití, en que resultó acribillado en su residencia, en horas de la madrugada, su presidente Juvenel Moise, supuestamente por sicarios colombianos y miembros de su propia seguridad, la República Dominicana tiene que estar en alerta permanente, pues todo lo que ocurre en ese país, repercute aquí. Este lamentable magnicidio fue el clímax del grado de descomposición e inseguridad que vive esa nación.

El hoy occiso presidente había denunciado ante la Comunidad Internacional (CI) hace varios meses, las constantes amenazas de muerte y de un golpe de Estado contra su gobierno y que lamentablemente no se le prestó ningún tipo de atención ni protección, probablemente porque esa nación ya no es atractiva para dicha comunidad, por ser un Estado inviable, caracterizado por el caos, la corrupción, la violencia y el desorden, sin un ordenamiento institucional.

Ahora la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se reúne en una sesión especial para de manera cínica e irónica, rendir tributos al presidente asesinado, condenar su asesinato y enviar sus condolencias a Haití.

Desgraciadamente la ONU, la Organización de Estados Americanos (OEA) ni ningún otro organismo se han preocupado por la crisis económica, política, social e institucional, que desde tiempos remotos padece esta nación, considerada como la más pobre del continente americano y según la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el 48 % de su población padece de hambre crónica y que no ha podido cumplir con ninguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles exigidos por la primera.

Ante la indolencia y el abandono de la CI, la República Dominicana se ha convertido en el paño de lágrimas de Haití, absorbiendo manos de obra, las parturientas en nuestros hospitales y en proveedor de alimentos, productos y materiales. Es de los pocos países que siempre le han extendido la mano en los momentos de desgracias, lo que quedó demostrado cuando el terremoto del año 2010, pues esa nación carece de todo lo necesario para la subsistencia humana.

Para evitar una posible explosión humana, para que sus nacionales no emigren masivamente hacia nuestro país, fruto de la hambruna que padecen y conscientes de la vulnerabilidad de nuestra frontera, nos vemos precisados, por humanidad, a colaborar con ese país, aunque este es un problema que no nos corresponde, sino a la CI, que aún permanece indiferente e indolente, como si nada estuviera ocurriendo. De ahí que la decisión de abrir los mercados binacionales fue correcta, para que ellos puedan adquirir los alimentos que requieren.

Ante la situación de calamidad e inestabilidad social que afecta al vecino país, la Política Exterior de la Republica Dominicana debe ser fortalecida, más agresiva, exigente y de reclamo ante dicha comunidad, para que se le preste más atención a Haití, porque somos el país más afectado de dicha crisis. Ante la misma, tanto la ONU, la OEA y muchos otros organismos han dejado mucho que desear, pues solo han servido para proteger los grandes intereses de las grandes potencias, para someter, presionar y condenar a los países pobres cuando no obedecen sus lineamientos.

La CI debe intervenir institucionalmente con urgencia a ese país antes que allí ocurra un genocidio, pues es un Estado disfuncional, donde solo funciona la ley de la selva, hasta que logre recobrar su normalidad e institucionalidad.

Nuestra nación es muy pobre, está siendo afectada por una gran crisis económica y sanitaria y no puede seguir cargando con los graves problemas del vecino país, que aparentemente es lo que desean las grandes naciones, las mismas que lo desfalcaron, depredaron y lo convirtieron en un desierto y que en todos los foros internacionales nos acusan de esclavista y xenofobia contra sus nacionales.

 

El autor es Contador Público Autorizado, Asesor Administrativo y Financiero. Master en Relaciones Internacionales. Ex diputado al Congreso Nacional

 

El Lic. Alfredo Cruz Polanco es Contador Público Autorizado, Máster en Relaciones Internacionales y exdiputado.  

Centinue Reading
Publicidad