Cennect with us

Opiniones

Vagos y maleantes: plagas que persisten 

Publicado

en

Por Antonio García Fuentes.- 

El cobrar una buena paga “y no dar golpe”, es el sueño de muchos españolitos (supongo que igual ocurre en el resto de países) y desde siempre; aquí incluso “los padres de las criaturas (muchos de ellos) tienen la desvergüenza incluso de decir, en voz alta y en público, más o menos lo que sigue: “Mi hijo/hija tiene un enchufe, donde gana tanto y no da golpe; y hace lo que le da la gana”. O sea que en vez de sentir vergüenza de un parásito, lo resalta como algo digno de ello. Pero por aquello de que “el que gobierna es el primero que debiera dar ejemplo, puesto que la masa trata siempre de imitar a los de arriba, veamos y observemos, cómo y en general, “está y obra la mujer del César”, que aquella plebe romana decía o comentaba como crítica o rechifla; con la frase de “doble de sentido”… “La mujer del césar tiene que parecerlo y serlo de verdad”; más o menos pues cito de memoria; y cuando localice la frase en su pureza, si la tiene; la insertaré en nota aparte (1); puesto que las “damas” de la alta alcurnia, en cantidades notables; las había, “valientes, decididas a todos los goces carnales y no carnales”, o sea lo de entonces, lo de después y lo de hoy mismo. Vean por ejemplo la historia de “Mesalina, la mujer del emperador Claudio; de la que se dio en TV una serie magnífica de aquella ya corrompida Roma”.

En cuanto a la delincuencia; igualmente proliferó siempre; y hubo castigos de todo tipo, desde “cortarle la mano o las manos, al ladrón (ley musulmana), pasando por, todo tipo de penas carcelarias, remeros en galeras, trabajos forzados en minas y en general obra pública en puestos durísimos; incluso tormentos horribles para delitos de los que hoy, “ni se les haría caso”, como en realidad no se les hace, a los que y por ejemplo, aquí en España, ocupan forzando una vivienda, se instalan en ella, hacen lo que en ella les da la gana, incluso al ser echados (tras enormes trámites y gasto de dinero) y tras destrozar lo robado (pues robo es el hecho) se llevan del mismo, aquello que les da la gana, y luego quedan “de rositas”; pero los tan “relamidos y consentidores de hoy, que tanto presumen de la segunda república española; conviene recordarles que en 1933 y aprobada por el parlamento, se aprueba la tan criticada ley de; “Vagos y maleantes”; que Franco al ganar la guerra la mantiene, incluso le añade,, algo más para los homosexuales, pero no y como dicen los interesados, Franco no fue el padre de “la criatura”, que salvo ese añadido, lo fue de la república “socialista comunista”, de tan repelente recuerdo en general; y la que cubría, un decálogo que es el siguiente:

  1. Los vagos habituales.
  2. Los rufianes y proxenetas.
  3. Los que no justifiquen cuando legítimamente fueren requeridos para ello por las autoridades y sus agentes, la posesión o procedencia de dinero o efectos que hallaren en su poder o que hubieren entregado a otros para su inversión o custodia.
  4. Los mendigos profesionales y los que vivan de la mendicidad ajena o exploten a menores de edad, a enfermos mentales o a lisiados.
  5. Los que exploten juegos prohibidos o cooperen con los explotadores a sabiendas de esta actividad ilícita, en cualquier forma.
  6. Los ebrios y toxicómanos habituales.
  7. Los que para su consumo inmediato suministren vinos o bebidas espirituosas a menores de catorce años en lugares y establecimientos públicos o en instituciones de educación e instrucción y los que de cualquier manera promuevan o favorezcan la embriaguez habitual.
  8. Los que ocultaren su verdadero nombre, disimularen su personalidad o falsearen su domicilio mediante requerimiento legítimo hecho por las autoridades o sus agentes, y los que usaren o tuvieren documentos de identidad falsos u ocultaren los propios.
  9. Los extranjeros que quebrantaren una orden de expulsión del territorio nacional.
  10. Los que observen conducta reveladora de inclinación al delito, manifestada por el trato asiduo con delincuentes y maleantes; por la frecuentación de los lugares donde éstos se reúnen habitualmente; por su concurrencia habitual a casas de juegos prohibidos, y por la comisión reiterada y frecuente de contravenciones penales.

Con las correcciones, aumentos o disminuciones que se quieran, yo estimo que algo así, debiera estar vigente y que se cumpliera a rajatabla; puesto que con ello, nos evitaríamos “muchos delitos y delincuentes”, como por ejemplo esas bandas de niños-hombres, que el diario ABC, denunciaba en su número del día 25 de julio pasado, dedicándoles las páginas 12 y 13, con titulares que reproduzco:

“BANDAS LATINAS, VEINTE AÑOS DE LAS ESCUELAS DE CRIMINALES MÁS JÓVENES Y SANGUINARIAS – Estas pandillas viven de nuevo un repunte especialmente en Madrid, con miembros cada vez más jóvenes – Policías, un sociólogo, Fiscalía y hasta tres exlíderes de estas organizaciones asesinas narran la terrible realidad de estas mafias callejeras en ESPAÑA”.

Y mientras esto ocurre (“y tantas otras cosas más”) los políticos con poltrona y estupendas pagas y prebendas (que no merecen), y que dicen “son nuestros representantes”; sólo se representan a ellos y a “sus panzas y sus bolsillos”; sintetizando con estas palabras, sus intereses materiales, que es lo único que les preocupa; mientras España y su sociedad, decae en una destrucción continua, de la que nadie, quiere saber nada; y a la vista está, “como estamos, o mejor dicho… CÓMO NOS TIENEN”: Amén.

(1) «La mujer del César no solo debe serlo, sino también parecerlo». Según la versión, también se incluyen los adjetivos «honesta» o «casta», enfatizando en esa postura patriarcal que reclama exclusivamente a la mujer fidelidad al marido.

 

 

Centinue Reading
Publicidad