Cennect with us

Opiniones

Las pensiones no son “la espada de Damocles”

Publicado

en

Por Antonio García Fuentes.-

JAÉN, ANDALUCÍA, España.- No en absoluto; las pensiones ni son un regalo o dádiva, de la que a su capricho, pueden disponer “los que no saben gobernar”. Las pensiones deben ser, la compensación del que trabajó de verdad, por el Estado en los mil oficios que sostuvieron y sostienen al mismo; donde no deben existir ni privilegiados, ni maltratados con limosnas indecentes y que no se pueden denominar pensión. Por descontado que esas pensiones, no deben llegar al parásito y que no sólo no trabajó, sino que de por vida fue solo eso, “un parásito que a lo sumo lo que merece es el bodrio conventual y los mínimos, mínimos para subsistir; por descontado que no incluyo a los que por impotencias humanas, no nacieron capacitados, nada más que para ser una carga para la sociedad, la que debe atenderlos socialmente; puesto que si ya, se le reconocen cuidos y derechos hasta los animales, e incluso a las tierras y parajes naturales, a los que “hay que proteger”… ¿Cómo no dar ejemplo protegiendo dignamente al ser humano, que trabajó demostradamente, para sostener al Estado? Lo contrario y para mí, es un delito gubernativo.

¿Pero por qué no hay pensiones dignas en países que como España, fueron, son y lo seguirá siendo un país rico y suficiente para atender esta obligación (que no carga) como la “justicia natural” ordena? Sencillamente, porque en España, de nunca, los recursos públicos, o dinero público, se han empleado ni se emplean (“hoy incluso de forma delictiva y que debieran castigar leyes apropiadas para juzgar ello”) mal, muy mal o peor aún; puesto que y como hoy se puede demostrar; cobran pagas desde parásitos, a delincuentes, o pésimos administradores públicos, que sin escrúpulos cobran, porque se lo impusieron ellos mismos con leyes injustas, lo que ni merecen, incluso en proporciones muchísimo menores de lo que hoy cobran, incluidas prebendas absurdas, por lo injustas y abusivas; y aquí nombro sin reparo alguno; a los que fueron presidentes del gobierno y muchos otros más, que al amparo de “leyes del embudo”, reitero, cobran lo que ni merecen; mientras millones de españoles muchos de ellos, “deslomados por trabajos duros y desde niños”; cobran, pensiones miserables o de limosna, e incluso muchos de ellos, ni eso, “pues ni cotizaron”; ¿pero el trabajo continuado no fue una cotización diaria para el sostenimiento de la economía en general, o es que esto no es un valor… valorable?

Las pensiones deben ya ser incluidas, en lo que se denominan, PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO; y es así, por cuanto ya los antiguos sistemas no son válidos y menos justos; por muchas causas, en las cuales incluso entran, “los saqueos oficiales y otros derroches absurdos”, que los investigadores deben señalar; hoy hay que tener en cuenta, que no es el hombre/mujer los que sostienen las producciones materiales que crean la riqueza que “engorda” con abusivos impuestos, “la tesorería general (que nunca debe dejar de ser centralizada y nacionalmente a todos los efectos)… “hoy la riqueza la generan las máquinas y las altas tecnologías, por tanto son esos orígenes, los que deben cargar con la proporción que les corresponda, según análisis exhaustivos de los mismos”; ya y afortunadamente (“o desgraciadamente por lo que de inmaterial supone para el alma o espíritu humanos”) es la máquina, la que domina todo, pero insensiblemente, “esa máquina la dominan y controlan minorías avarientas e insaciables, que por esas enfermedades, chupan demasiado y por ello no llegan esas “savias” económicas a los que de verdad deben llegar y por derecho propio”.

Reflejo a continuación, algo que deben estudiar, los que se atreven a ir a la política y de verdad a servirla como tales estadistas al servicio del Estado.

El sistema de pensiones de Islandia, calificado como el mejor en el mundo de acuerdo con el Índice Global de Pensiones de Mercer, había acumulado el doble de la economía del país, en parte gracias a una pensión estatal «bastante generosa» y al sistema privado bien regulado que cubre a todos los empleados que contribuyen con una gran parte de sus ingresos a los fondos de pensiones, que representa al menos el 12 % de sus salarios. Según el ministro de Finanzas de Islandia, Bjarni Benediktsson, los ahorros de jubilación de los ciudadanos alcanzaron los 6,4 billones de coronas islandesas (alrededor de 49.000 millones de dólares). Mientras, algunos fondos de pensiones ya se acercan al límite de inversiones establecido dado que la legislación vigente limita la porción de las participaciones en el extranjero al 50 %. (RT en Español: 08-12-2021)

***********************

NOTA: La famosa «espada de Damocles» se remonta a una antigua parábola moral popularizada por el filósofo romano Cicerón en su libro «Disputaciones Tusculanas», del 45 a.C. La historia se centra en Dionisio II, un rey tiránico que gobernó la ciudad siciliana de Siracusa en el siglo IV a.C. Para Cicerón, la historia de Dionisio y Damocles representaba la idea de que los que están en el poder trabajan siempre con ansiedad y miedo a la muerte y que «no puede haber felicidad para quien está bajo constantes temores».

Centinue Reading
Publicidad