Cennect with us

Opiniones

A rajatabla: El futuro de la Democracia (2)

Publicado

en

Por Orión Mejía.-

La historia de dictadura, represión e intolerancia signó a América Latina desde
antes de los 60s y después de los 80s, por lo que los aires de democracia se
respiran hoy datan de apenas algunas décadas con el creciente peligro de ese
sistema político retrocede en vez de avanzar.
Son las condiciones materiales de existencia las que sustentan el entorno de la
supra estructura jurídico-política de una nación y, por tanto, las relaciones
entre clases sociales y de la sociedad con el Estado, o dicho de otra manera, la
democracia camina de manos con el progreso y este con la justicia y la
equidad.
El neo-liberalismo, como modelo económico y político, ha sido compatible con
regímenes represivos, como fue con la dictadura de Pinochet, en Chile, pero
pelea con otros que no aplican sus patrones, como el de Hugo Banzer, de
Bolivia o Nicolás Maduro, en Venezuela.
La tasa de pobreza extrema en América Latina se situó en 13.8, un retroceso de
27 años, en tanto la moderada ascendió a 32.3%, una disminución de solo un
punto porcentual después de la pandemia, lo que en termino real significa
retroceso.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que al primer
trimestre de 2022, la tasa de desocupación alcanzo un 7.9%, pero la mayor
masa laboral en la región corresponde al trabajo informal, además de advertir
sobre un aumento de la desocupación, la informalidad y de trabajadores
pobres.
La CEPAL estima que la economía regional creció un 3% en 2022 y que crecería
este año apenas 1,3%, una tercera parte de lo esperado, en tanto que la
deuda externa creció un 5.6%, a 9.0 billones de dólares, pero como porcentaje
del PIB disminuyó un 3.0%.
Se matiza un aumento de la pobreza extrema, estancamiento de la moderada,
incremento del desempleo y de deuda publica en términos absoluto, lo que se

traduce en más inequidad social y económica. ¿Creen ustedes que la
democracia política puede consolidarse en ese escenario tan desolador?
La democracia dominicana no ha parado de avanzar, aun con tropezones,
como tampoco ha cesado el crecimiento de la economía, aunque no así la
distribución del ingreso, pero se asume como logros la recuperación y
estabilidad macroeconómica.
Gobierno, clase política y sector empresarial deberían adjurar al insularismo y
entender que lo que ocurra o deje de ocurrir en América Latina impactará aquí
tarde o temprano especialmente sobre el espacio democrático, que no podría
sobrevivir en el tiempo sin los pilares de la justicia social y la equidad
económica.

Orión Mejía es periodista, abogado, escritor, analista político y productor de los programas "Tiempo Medido" y "A Rajatabla"

Centinue Reading
Publicidad